·         El titular del Poder Judicial, magistrado Alfredo Rodrigo Lagunas Rivera reconoció la participación de policías y periodistas que participaron en taller especializado

En la transición al Sistema de Justicia Penal Acusatorio, los medios de comunicación, los periodistas judiciales y la Policía, requieren profesionalizarse para dar paso a la comunicación democrática, basada en el respeto a la legalidad y los derechos humanos que deje atrás los “tribunales mediáticos” y le exhibición de inculpados que aún no han sido legalmente procesados y condenados.

Así lo señaló el titular del Poder Judicial, magistrado Alfredo Rodrigo Lagunas Rivera, quien reconoció la participación de periodistas y agentes de la policía en el taller “Policía y Medios. Desafíos del nuevo periodismo judicial ante el Sistema Penal Acusatorio”, a convocatoria de la Vocería del Sistema de Justicia Penal en Oaxaca, a cargo del Tribunal Superior de Justicia y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional  (USAID).

Resaltó que el nuevo modelo implica obligaciones para los servidores públicos involucrados en el sistema de justicia, entre ellos los policías, que tienen una interacción constante con los periodistas judiciales; de ahí que no deben perder de vista sus roles sociales, que aunque son diferentes, tienen que estar basados en el respeto a la legalidad, los derechos humanos y al margen de prácticas de corrupción.

Durante el taller, en un encuentro cordial y de diálogo directo entre oficiales de policía y representantes de medios de comunicación impresos, electrónicos y digitales, se revisaron aspectos del Código Nacional de Procedimientos Penales que regula el Sistema de Justicia Penal Acusatorio (SJPA), así como las prácticas en el lugar de los hechos o escena del crimen donde ambos interactúan cotidianamente.

El tallerista y consultor de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional  (USAID), Carlos Sánchez Hernández puntualizó que la percepción social de poca o nula impartición de justicia es el problema del nuevo sistema de justicia, que se percibe como una puerta giratoria para los delincuentes. “En México existe una sociedad violenta y frustrada por no contar con un sistema que garantice justicia real”, dijo.

Indicó que a nivel nacional,  el 93.7% de los delitos no se denuncian; primero porque se tiene la percepción se no pasará nada, segundo por la desconfianza en las autoridades,  por burocracia y miedo a tener represalias. Por esto, exhortó a los periodistas a generar una cobertura mediática del delito, definido como un hecho que no desaparece, sino que se transforma y debe ser resuelto a través de la denuncia como un acto de paz para reparar el daño y definir una sanción.

El también subdirector de Minimedia Otro México, consideró que el papel de los periodistas es fundamental para evitar que la sociedad se polarice, se vuelva más violenta y visualice la impartición de justicia como un acto real, cercano y de derechos humanos. Los periodistas y policías deben mantener una relación de colaboración, siempre bajo el respeto de sus actividades y sus límites legales de actuación.