Oaxaca.- En contraste con los hospitales que se quedaron como elefantes blancos, los centros de salud abandonados, la falta de pago a los trabajadores y el grave desabasto de medicamentos, insumos, equipos y mobiliario, los funcionarios públicos de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) se mostraron muy competentes para despilfarrar con toda vanalidad los recursos públicos destinados a la dependencia.

Y es que un grupo de delincuentes de bata y cuello blanco –designados durante el gobierno de Gabino Cué– erogaron cifras multimillonarias que no se justifican, a cambio de la salud y el bienestar de cientos de miles de ciudadanos que no tuvieron acceso a servicios de calidad durante seis años.
Estados financieros en poder de quien suscribe la presente, exhiben que durante la gestión de los ex titulares de los SSO, Germán Tenorio Vasconcelos y Héctor González Hernández, se desviaron 3 mil 534 millones 280 mil pesos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA), que se justificaron en el papel bajo los siguientes conceptos:
2 mil 365 millones, 455 mil 91 pesos para Servicios Personales; mil 130 millones, 907 mil 941 pesos en Gastos de Operación, y 37 millones 917 mil 60 pesos en Gastos de Inversión (Gstos. de Operación), esto último, correspondiente sólo al ejercicio fiscal 2015.
Con funcionarios prófugos, que no dieron la cara ni rindieron cuentas ante los órganos de fiscalización, transparencia y rendición de cuentas, durante la etapa de Héctor González como Secretario de Salud la frivolidad quedó demostrada en la manera de ejercer el presupuesto.
Así quedó plasmado en otro estado financiero, donde en la partida destinada a Grupos Vulnerables –en un estado mayoritariamente indígena, con altos niveles de pobreza, desnutrición y muerte materna– se destinaron en 2013 poco más de 16 millones de pesos, cuando en 2015 se despacharon en Contingencias Económicas y Servicios Personales 100 millones de pesos.
Además, en el mismo periodo fiscal, cuando la finanzas de los SSO se mostraban colapsadas y los almacenes de medicamentos vacíos, justificaron otros 2 millones 469 mil 960 pesos en “Acciones Diversas”, sin desglosar cuáles fueron dichas labores o en beneficio de quién se habrían ejecutado.
La dependencia estatal recibió en 2015 la cantidad de 67 millones 472 mil 646 pesos a través del Acuerdo para el Fortalecimiento de Acciones de Salud Pública en las Entidades Federativas de la Secretaría de Salud Federal, los cuales no se vieron reflejados en el mejoramiento de la integridad física de las y los oaxaqueños.

vJosé Luis Sarmiento Gutiérrez