Huajuapan de León, Oax.- La cultura mixteca desde antes de la llegada de los Europeos, fueron reconocidos como los mejores artesanos del México precolombino, ya que sus trabajos en piedra y en diferentes metales nunca fueron superados en la región.
En el año 1932, el arqueólogo Alfonso Caso descubrió en el sitio de Monte Albán, la antigua capital de los zapotecos, una tumba de los nobles mixtecos que estimó era del siglo XIV y XV, en la cual se localizaron joyas elaboradas de oro y plata, vasijas decoradas, cráneos con adornos de turquesa y huesos tallados de jaguar, lo cual muestra un ejemplo de la habilidad de los artesanos mixtecos.
La herencia de esta cultura permanece en la región como un banco de germoplasma genética al encontrar artesanos de diferentes estilos que destacan por su destreza en la creación y la estética de diversos artículos.
Es el caso de la artesana Ángeles Vargas Barragán, originaria de la localidad de Saucitlán de Morelos, municipio de Huajuapan, quien, gracias a su inventiva, se ha valido de la materia prima con que cuenta para crear diversas figuras de madera que atraigan y cautiven el gusto de niños y grandes.
Dice que la necesidad por allegarse de recursos para el sustento de la familia ante la escasez de fuentes de empleo en la región y siendo su esposo de oficio carpintero, le nació la idea de elaborar piezas de madera para ser usados como juguetes por los niños, como roperitos, salas, comedores, todo en miniatura, así como portarretratos.
Desde hace un lustro toda la familia de Vargas Barragán se han dedicado a la creación de estas figuras de madera y han ampliado su gama de productos como figurillas de ónix y bisutería, trabajo que le ha permitido la unión y fortalecimiento familiar.
Menciona la artesana que el trabajo que han emprendido junto con su esposo, se han involucrado sus tres pequeños hijos siendo muchas veces los encargados de detallar las piezas y de aportar las ideas para la decoración dando como resultado las artesanías que la distinguen en la mixteca.
Sus artesanías no solo son vendidas en esta ciudad, sino que ahora son exhibidas en ferias de la región y otras ciudades de estados vecinos, enarbolando la cultura Ñuiñe, no obstante de que inició la actividad de creaciones artesanales, Saucitlán de Morelos, formó parte del municipio de San Jerónimo Silacayoapilla,  comunidad de artesanos y alfareros por naturaleza.
La artesana invitó a la población para que consuman las piezas artesanales que crean las manos mágicas de los mixtecos, lo cual contribuye a fortalecer la economía de las familias y de la región, además de que las adquisiciones promueven el desarrollo de la inventiva para recrear los sentimientos, estilos y formas.

IGAVEC