La titular de la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca (Seculta), Ana Vásquez Colmenares, aseguró que tras la Orquesta Sinfónica de Oaxaca (OSO) había un presupuesto inflado, un director fantasma y elitismo puro.
En rueda de prensa con la que pretendió poner fin a un tema que ha desatado críticas en su contra por no renovar el contrato a 38 músicos temporales y quedarse únicamente con 29 músicos que tienen base, terminó por levantar más ámpula y dirigió las acusaciones a la administración anterior.
Hace unos días, los músicos que quedaron fuera de la OSO al no renovarse su contratación, realizaron una protesta en bicicletas en el andador turístico frente a la iglesia de Santo Domingo, en el Centro Histórico de la ciudad de Oaxaca, en un intento para defender a la institución musical y por supuesto, que no se les deje fuera.
Ana Vásquez, sin embargo, fue tajante. En primer término, explicó que el costo total del proyecto para la renovación de Sinfónica de Oaxaca que planeó la administración anterior para 2015 y 2016 fue de 24 millones de pesos para un periodo de 18 meses, 21 millones de pesos más, si se compara con los 5 millones anuales que en promedio se le destinaba a la orquesta en años previos.
El ex titular de la Seculta, Alonso Aguilar Orihuela (aunque no lo mencionó directamente, se refirió en todo momento a la “administración anterior”) contrató 38 músicos temporales, por el régimen de honorarios, que ganaban en promedio casi 100% más que los músicos que ya formaban parte de la Orquesta.
“La administración anterior nunca explicó ni transparentó a la opinión pública la razón de esta inequidad salarial entre músicos. Además, tampoco informó que el contrato de los 38 músicos temporales desde inicio fue acotado por la administración anterior al 31 de diciembre del 2016 y su existencia dependía de recursos federales que se gestionaron para el proyecto, pero que no estaban asegurados para 2017”.
La funcionaria agregó que desde diciembre de 2016, estos 38 músicos temporales fueron informados de la terminación de su contrato, durante una reunión del Subsecretario de Planeación Estratégica con sus tres representantes, ocurrida el 21 de diciembre pasado en las instalaciones de la SECULTA.
Pero fue hasta el 9 de enero cuando los ex integrantes de la Orquesta decidieron hacer pública la información e iniciar una campaña en “donde no han dado a conocer todo el contexto y los datos”, dijo.
Juan Trigos, Director fantasma
Los músicos, aseguró, en su campaña no han informado que ellos ganaban más y que en la segunda temporada de la Orquesta Sinfónica de Oaxaca en 2016, sólo se ofrecieron 10 conciertos, de los cuales únicamente 4 contaron con la presencia del Director titular.
El ex director Juan Trigos, puntualizó, no vivía en Oaxaca sino fuera del país, y era suplido por directores también foráneos, por lo que esta modalidad de contratación generaba muchos gastos adicionales.
“Con recursos limitados como los que tenemos hoy no podemos darnos ya este tipo de lujos”.
Elitismo, costos inflados, gastos onerosos
Además de la inequidad salarial entre músicos permanentes y temporales, Ana Vásquez, aseguró que la Orquesta sólo daba conciertos en el Teatro Macedonio Alcalá, a pesar de las solicitudes de comunidades en el interior del estado.
A esto se suma, un alto costo de los solistas y directores huéspedes, un  exceso de proveedores extranjeros, un criterio unipersonal para  las Decisiones Artísticas, altos costos de operación debido a la gran cantidad de personas foráneas involucradas o que no vivían en el Estado, así como discrecionalidad y opacidad en la toma de decisiones.
“Los recortes federales y los etiquetados de la Cámara de Diputados nos exigen hacer ajuste importantes en cuanto a la operación de nuestra Orquesta Sinfónica, toda vez que los recursos federales que en 2015 y 2016 fueron etiquetados para el pago de honorarios de los músicos temporales y funcionamiento de la Orquesta en esos meses, este año son simplemente inexistentes, pues son parte de los recortes hechos por la Federación en materia cultural en todo el país”.
La Secretaria de Cultura señaló nuevamente a la administración anterior, quien únicamente previó en el diseño del presupuesto 2017, “que era su responsabilidad”, únicamente recursos para pago de la nómina de los 29 músicos y 6 técnicos de la Orquesta y previeron solo 72 mil pesos para el resto de los gastos operativos.
“Por ello, no se trata de un problema de falta de interés o de voluntad por parte nuestra, sino de un problema que heredamos y estuvo fuera de nuestras manos dado que aún no formábamos parte del gobierno del estado”.
Un plan de acción que no contempla a los 38
Ana Vásquez anunció también un “plan de acción” en el que se deduce que no tendrán cabida los 38 músicos a los que se les terminó el contrato a finales del año pasado.
Primero, dijo, se contratará a un asesor musical de “reconocida trayectoria” quien, además de coordinar el proyecto, definirá el repertorio, propondrá una programación y realizará una propuesta de Directores Huéspedes para el 2017.
Segundo, habrá un proceso de audiciones para la selección de nuevos integrantes que permitan continuar musicalmente con un proyecto de calidad, durante esta etapa de transición, y que se prevé la contratación de a nueve a 11 músicos, dando prioridad a músicos oaxaqueños.
Y se formará una Comisión Artística, para que músicos y expertos participen en la toma de decisiones en torno a la programación y ejecución del proyecto en los próximos dos años, entre otras acciones.
Lo único positivo que dijo Ana Vásquez de la OSO en la administración anterior, fue que se amplió el repertorio y que hubo “mejoría en la calidad artística”.