Hacer una mudanza es un dolor de cabeza y puede causar mucha ansiedad, en especial si es la primera vez que lo haces.

Si decidiste independizarte, ¡muchas felicidades! Ya era hora de entrarle a los trancazos y recibir algunos golpes de REALIDAD. Sin embargo, queremos que te sea lo más fácil y leve posible así que, basándonos en nuestras buenas y malas experiencias, hicimos una lista de los objetos y artículos que debes tener antes de mudarte.

Si aún no los tienes, te vendría bien comprarlos. Si ya los tienes, ¡perfecto! Solo recuerda tenerlos a la mano –por favor no los guardes en las cajas de la mudanza–, y en una mochila aparte, pues te serán de mucha ayuda.

Flexómetro

Es importante que tomes medidas de tu futuro nuevo hogar antes de mudarte. Mide las puertas, los espacios y también tus muebles. “En una mudanza nos deshicimos de una increíble mesa de madera porque no cupo. Y para meter la lavadora tuvimos que quitar las puertas”. Larga historia que se resume en: ¡mide todo!

Martillo

Compra un martillo, uno bueno –acá preferimos los de mango de madera–. Tus padres o amigos pueden prestarte uno, pero es preferible que tengas el tuyo pues lo usarás durante muuucho tiempo. No está de más que lleves también algunos clavos.

Desarmador

Procura hacerte de un juego de desarmadores planos y en cruz. Te serán de gran ayuda para arreglar apagadores, armar muebles y hasta la pantalla de tu televisión –en algunos casos se requieren para poner la base–.

Llave inglesa

No queremos que desde ya armes tu caja de herramientas –si lo puedes hacer de una vez, no está de más–. Esta es importante porque con ella puedes ajustar tuercas y tornillos de distintos tamaños, específicamente te serán de mucha ayuda para instalar la lavadora.

Pinzas de electricista

Existen distintos tipos de pinza pero para empezar tu caja de herramientas estas son las mejores. Pueden doblar cables, cortarlos o pelarlos, y están aislados para que puedas trabajar en instalaciones eléctricas –aunque el sentido común dice que lo mejor es apagar la energía antes de hacerlo–. Te servirán mucho si debes sacar algún que otro clavo, sostenerlo o necesitas arreglar los contactos eléctricos.

La primera mudanza puede ser un tremendo dolor de… cabeza.
Tijeras, cuchillo o cúter

¿Cómo pretendes abrir las cajas de la mudanza? Seguro puedes hacerlo con las llaves pero cualquiera de estas tres herramientas te hará más fácil el trabajo. Además puedes cortar papel para hacer unas cortinas –si aún no las has instalado–, recortar los viniles para decorar tu nuevo espacio o desempacar tus electrodomésticos.

Bridas de plástico

Existe un rincón en todo hogar donde existe una maraña de cables de la televisión, el cable, el internet, el teléfono y hasta de las bocinas del estéreo o sistema de cine en casa. Para evitar tanto desorden, compra un paquete de estos y resolverás el problema –también será más fácil barrer y todo lucirá más ordenado–.

Cinta canela

Cierra las cajas con tus pertenencias, amarra las bolsas con tu ropa o zapatos para que no se salga nada o amordaza al portero para que no se queje de la hora de la mudanza. ¿Necesitas más motivos para tenerla en el lugar de los indispensables?

Trapos y/o toallas húmedas

No pretenderás guardar y acomodar todo lleno de polvo y mugre, ¿o sí? Tampoco creemos que quieras guardar tu ropa y cosas en clósets y cajones sucios. Por eso son indispensables ?

Taladro

Si eres de esas personas capaces de hacer toda la mudanza y arreglo de tu nuevo hogar en un solo día, entonces es necesario que tengas un taladro a la mano –prestado por lo menos–. Instala los cortineros, cuelga espejos, cuadros y el soporte para muros de la televisión sin problemas. No es urgente, pero sí será necesario.

¿Quién necesita un agujero nuevo?
Cuerdas

Las sogas son como los condones: es mejor tenerlas y no usarlas que necesitarlas y no tenerlas. Es posible que tus muebles no pasen por una escalera estrecha, en cuyo caso habrá que subirlas con una cuerda –”volarlas”, como se dice en la industria de la mudanza–, así que tenlas a la mano por cualquier cosa.

Bolsas

Ten a la mano una cajita de bolsas para basura. Por un lado puede que haya cosas que olvides empacar, y puedes echarlas todas en una de estas bolsas negras que huelen raro, o bien puedes usarlas para recoger la basura antes de irte (y reusarlas para depositar la basura cuando desempaques).

Amigos

Parafraseando a The Beatles, la mudanza será más fácil con una pequeña ayuda de tus amigos. Haz un par de llamadas y pídeles su fuerza bruta para hacer la mudanza más fácil y entretenida; eso sí, tendrás que pagarles con unas cervezas y pizza.

Si no tienes amigos, pídele ayuda a Sor Juana, quien es capaz de convencer hasta a los mudanceros más reacios –sí, págales más para que cargues menos–.

Mudarte con la ayuda de tus amigos puede ser muy divertido (y maloliente).
Consejos

Contrata la mudanza con una empresa bien establecida o bien, con la recomendación de alguien de confiaza para evitar situaciones que pongan en riesgo tus cosas y, más importante aún, a ti.
Ten a la mano las cobijas más gruesas que tengas y tus tapetes. Es posible, o no, que los necesites para proteger algunos muebles y evitar que se raspen durante la mudanza.
La experiencia nos ha demostrado que lo primero que debes ordenar y guardar son los objetos de la cocina. Son los más necesarios y los que usarás más pronto –después de cargar y mover cosas seguro te da hambre y sed–. Después sigue por los muebles de la recámara –eventualmente tendrás que descansar, ¿no?–.
No seas el vecino que carga muebles a las 10 de la noche o que taladra a las 11. Sé un poco considerado con tus nuevos vecinos y organiza todo de tal forma que tu mudanza sea lo más temprano posible para reducir las molestias. ¿O quieres empezar mal tu primer día en tu nuevo departamento?

Click Necesario / Animal Político