Me informan que hay sospechas de que Raymundo Wilfrido López Vázquez, magistrado presidente del discutido Tribunal local electoral (TEE) pudo haber entrado en negocios con el grupo mafioso dominante que desde hace muchos años, controla el gobierno municipal de San Sebastián Tutla. Su voto fue definitivo para validar una de las votaciones más discutidas del sistema de usos y costumbres. Reconocen como presidente municipal a Humberto Zárate Vázquez.

Los enterados me dicen que son tantas las triquiñuelas legaloides en el expediente del proceso electoral en ese municipio, que no soportaría el menor escrutinio del Tribunal electoral del poder judicial federal (Trife). Un abogado me dice que basta ver algunos de los recibos apócrifos con los que intentan comprobar que hubo publicidad, avisos y convocatorias para invitar a todos a votar. Lo raro es que vecinos de colonias y fraccionamientos de la jurisdicción, se quejan de que les restringieron su derecho a votar y ser votados.

Explican que resulta discutible que los magistrados acepten como prueba fehaciente recibos simples de honorarios por publicidad a través de altavoz. Anuncian que impugnarán la decisión del TEE y expresan su confianza de que la instancia federal podría dictaminar lo contrario. De ser así, nuevamente, evidenciaría el sesgo con que actúan los magistrados del TEE. En menos de un año, más de media docena de dictámenes han sido rebatidos. Son muchos los entuertos que le ha enderezado el Trife. El caso de San Sebastián Tutla, no sería la excepción.

LA VOZ DEL AMO

Si, como dicen los inconformes, el Trife rebate dictamen tan sesgado del TEE, se confirmará lo que es vox populi: cada uno de los tres magistrados no sirve a la democracia. Se deben a su partido y a su padrino. Es decir, solo escucha la voz del amo, o del dinero.

Aunque en este momento Wilfrido López Vásquez actúa de acuerdo a los intereses del PRD -¿o acaso del Morena?-. Aunque servía a los amarillos, la magistratura la recibió como premio por sus servicios a la organización Shuta Yoma y el partido Socialdemócrata de Oaxaca. El cargo, dicen, lo negocio con el ex diputado Manuel Pérez dueño de este partido. También fue su representante ante el IEE donde, igual, actuó a negociaciones y conveniencias ¿no que son jueces ciudadanos, sin fierro partidista?

Nuestra incipiente democracia va como los cangrejos, hacía atrás, por el actuar de árbitros como los que conforman el Tribunal Electoral. No hay que olvidar que el mismo López Vázquez asesoró en la “solución” de conflictos álgidos pos-electorales como los de Santiago Choapam y San Juan Lalana que terminaron en un gran baño de sangre, con decenas de muertos y heridos.

En el caso del magistrado Víctor Manuel Jiménez Viloria no hay nada diferente. No abona a la democracia con arbitrajes imparciales, creíbles. Sus intereses están en el PAN desde donde, dicen, lo impulsó el ex presidente municipal de Huajuapam, Luis de Guadalupe Martínez.

El magistrado Miguel Ángel Carballido Díaz, tiene el sello del PRI y de su tutor José Antonio Hernández Fraguas.

La particularidad sesgada de esta tripleta volverá a quedar evidenciada cuando el Tribunal federal les vuelva a enmendar la plana en el caso de Tutla. Veremos.

RAZONES

Por las razones que les voy a relatar, la elección municipal de San Sebastián Tutla, podría exhibir al TEE como uno de los más discutidos no solo en Oaxaca sino en el país.

Están muy objetados por validar votaciones que, además de violar los derechos de votar y ser votados de vecinos de Tutla, se dieron entre signos de gran violencia. El hecho de que uno de los porros del supuesto presidente municipal, Humberto Zárate, haya agredido físicamente a un consejero electoral del IEEPCO, habla del proceder fanático lo que debe ser reprobado por la autoridad, no premiado.

Otros socios de Humberto Zárate, presidente municipal por decisión del TEE, destacan por su incivilidad política. Señalan a Adán Mejía, José Reyes alias Pepe Loro, Alberto Navarro Cruz alias El Betito, Felipe Ramón García García y Humberto Zarate Vásquez. Insisten en sus maniobras para imponerse siempre como autoridades municipales de ese poblado o poner incondicionales. Son los que con acciones violentas se oponen a la decisión del IEEPCO que ordenó nuevas elecciones y que ahora apoya el TEE.
El pueblo decidió deslindarse de estas personas que, dicen, solo buscan seguir viviendo al igual que sus familiares, de los recursos destinados para obras de la comunidad, seguir mangoneando a las autoridades en turno como lo han hecho en los últimos cuatro trienios, utilizando siempre la mentira, el chantaje y la violencia.
Los que se oponen a la decisión del IEEPCO arguyen que en su comunidad se deben respetar los Usos y Costumbres, pero esto es ilegal porque impiden que los vecinos del fraccionamiento El Rosario, ejerzan su derecho de votar y ser votados.
Informan a esta columna que Adán Mejía, cada que hay elecciones, junta a sus comadres, primos, compadres y demás familiares para desestabilizar el municipio; esta vez hizo lo mismo y puso como candidato a Humberto Zarate Vásquez, la condición fue que el mismo Adán Mejía fuera su suplente para manipularlo.
También están inconformes con Alberto Navarro Cruz alias El Betito, quien desde antes de la elección se ostentaba como nuevo Regidor de Obras y presuntamente comprometió trabajos a constructoras.