Nos comentan que la protesta de integrantes del Partido del Trabajo en Oaxaca, promovida por un diputado local, se convirtió en una auténtica oportunidad para promocionarse. En lunes, a las 10:00 horas, unas 50 personas iniciaron una supuesta marcha de cacerolas de 24 horas en contra del gasolinazo alrededor del Zócalo de la capital del estado, pero al paso de las horas comenzó a bajar el número de manifestantes. Hasta después de ñas tres de la tarde se unió el diputado llcal Jesús Romero López; mientras que ayer, al finalizar la marcha, apareció la diputada federal Karina Barób ambos sólo para tomarse la foto. Mientras tanto, el senador petista Benjamín Robles presumió en redes sociales que comió con su familia en su oficina, Con protestas como esas, dicen los oaxaqueños, seguramente se ganará pronto la batalla contra el gasolinazo.

El Universal / Kiosko