El Presidente número 45 de Estados Unidos, Donald Trump, inició el tradicional desfile desde el Capitolio a la Casa Blanca. 

Cd. de México.- El Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, abandonó el Capitolio tras jurar como Mandatario del país, para comenzar el desfile de investidura por la Avenida Pennsylvania, bajo una leve lluvia, hasta llegar por primera vez como Gobernante a la Casa Blanca.

Trump bajó de la limusina presidencial junto a su esposa Melania y su hijo Barron.

Los tres saludaron a los cientos de asistentes al desfile presidencial y que esperaron desde primera hora de esta mañana para ser testigos de este instante histórico

Junto al republicano, también desfilan su vicepresidente, Mike Pence, y unas 40 organizaciones, entre bandas de escuelas, unidades de Policía, militares y veteranos.

Según The Washington Post y The New York Times, mientras Trump recorría la calle se escucharon abucheos que se mezclaron con gritos de “USA, USA, USA”.

Conforme al WP, había un grupo de manifestantes cerca de la calle nueve, frente al edificio del FBI.

Los inconformes portaban carteles que decían: “¿No es mi Presidente” y otras consignas contra el republicano.

Al otro lado de la calle, frente al Departamento de Justicia, un grupo comenzó a gritar “Trump, Trump, Trump”.

Por lo anterior, Trump bajó de la limusina hasta después de la calle 10 para saludar a sus seguidores.

Salió del automóvil pocos metros antes de la entrada de su Hotel y aprovechó para saludar a sus empleados que portaban un cartel en que se leía la palabra “Gracias”.

Poco después, Trump, su esposa y su hijo pequeño volvieron a la limusina blindada que será su vehículo oficial en los próximos cuatro años, para continuar el recorrido.

Aplaude a Bill y a Hillary Clinton

Trump aplaudió al ex Presidente Bill Clinton y a su esposa y ex rival en las elecciones presidenciales Hillary Clinton en el almuerzo presidencial.

“Me sentí muy honrado cuando escuché que Bill Clinton y la ex Secretaria Hillary Clinton venían hoy. Creo que es muy importante. Y quiero que se levanten. Me gustaría que se levanten… Y honestamente, no hay nada más que pueda decir, porque tengo un gran respeto por esas dos personas”, dijo ante el matrimonio.

“Todos queremos lo mismo. No importa si somos demócratas o republicanos, todos nos vamos a llevar bien”.

Legisladores de ambos partidos y otros dignatarios dieron a Clinton una sonora ovación después que Trump le pidió ponerse de pie.

REFORMA / Con información de AP