¿Por qué nuestro país podría estar más cerca de la experiencia Venezolana que de la experiencia Colombiana? A veces pensamos que los acontecimientos, problemas que enfrentamos son nuevos o nunca se han dado en ninguna parte del mundo en una visión parroquial de los fenómenos sociales. Sin embargo, las experiencias históricas y comparadas muestran que muchos temas han sido enfrentados en otras latitudes. Algunos de estos temas tienen que ver con la violencia generada por el crimen organizado, la guerra contra las drogas y la influencia de estos grupos de poder en la toma de decisiones el como en el caso de Colombia hace tres de décadas y que los analistas han llamado como “Colombianización”, la devaluación brutal de la moneda nacional y la profunda crisis económica de Venezuela hoy derivada de un gobierno autoritario, en lo que podríamos llamar “venezolalización”.

Colombia a finales de la década de los 80’s en palabras del ex presidente Ernesto Samper “ el crimen organizado y la corrupción propia de los grandes carteles desafiaron abiertamente la fuerza pública, la justicia, el periodismo, los partidos políticos, los organismos de control y los intelectuales independientes. Nadie podía considerarse a salvo de los disparos de sus sicarios suicidas o de los cheques corruptores de sus cuentas bancarias escondidas”. Este fenómeno trasladado a otros países con similares circunstancias le llamaban la “colombianización”. La salida de este hermoso país sudamericano empezó al convertir su estrategia de seguridad en una política de Estado y adoptaron medidas de fondo como las las fuentes de financiamiento y reciclaje de los dineros obtenidos con el crimen. Hoy Colombia ha dejado atrás esos años, resurge con un pacto de paz con la guerrilla, su presidente ha sido galardonado con el premio nobel de la paz y sus pendientes van más allá de la estabilidad política sino de una paz y armonía duradera.

Por otra parte, Venezuela, un país con una fuerte tradición autoritaria desde el siglo XIX, una economía basada en el petróleo y un gobierno de caudillos, caciques y algunos destellos de democracia rebasados por sus profundas crisis económicas y financieras que llevaron a regresiones y eventualmente a situaciones como la que el día de hoy vive este gran país.  Y aunque su economía creció significativamente de 1950 a 1970 con el boom petrolero, la caída  en la cotización de este recurso en la década de 1980 originó una fuerte recesión y problemas financieros. Tras un breve lapso de estabilidad económica en 2011 con la caída de los precios del petróleo y la desconfianza de las inversiones extranjeras ante un régimen de gobierno autoritario, la tasa de desocupación para 2011 fue de 8.2 %. No obstante, su tasa de inflación para ese mismo año fue de 30,9 %, la más alta de América Latina. A principios de 2014, la economía volvió a caer en recesión con un dos años siguientes de índices negativos.

Hoy, Venezuela sufre una profunda crisis económica, el 4 de diciembre de 2016 se confirmó la emisión de nuevos billetes y monedas por la inflación del país. Una semana después, el Presidente, Nicolás Maduro, anunció la salida de circulación del billete de 100 bolívares, explicando que se debe a “las mafias colombianas que acaparan el papel moneda de Venezuela”. Para el 16 de diciembre de 2016, día en el que salió de circulación legalmente el billete de 100 bolívares, se realizaron protestas y saqueos en varios estados del país, por la falta de efectivo. Ese mismo día el Presidente Maduro informó que a partir del 18 de diciembre de 2016 serían distribuidos 65 millones de billetes de 500 bolívares y 327 millones de billetes de 50 bolívares, afirmando que con esto se solventaría el problema de la escasez de efectivo. En Venezuela, la escasez de alimentos, la alta inflación y el poco valor de su dinero han puesto al país al borde de un colapso.

¿Entonces, México se encuentra más cerca de Venezuela o de Colombia? El peor de los escenarios para nuestro país es no aprender las lecciones pasadas de estos dos grandes países sudamericanos y peor aún con estas experiencias no vislumbremos hacia dónde vamos. Es importante considerar como otros países  han superado sus crisis, se han levantado de la devastación, de guerras, hambrunas, autoritarismos militares, como Alemania, Corea del Sur o Chile en esta bella región que vivimos llamada Latinoamérica. Los temas de México no son nuevos, ni únicos. ¿Por dónde empezamos?

 

* Politólogo del CIDE y Maestro en Administración y Políticas Públicas de la Universidad de Columbia en Nueva York.