La integrante de la Asamblea Popular del Pueblo Juchiteco (APPJ),  María Isabel Jiménez, aseguró que la región del Istmo de Tehuantepec podría padecer una crisis alimentaria por la instalación de grandes parques para la generación de energía eléctrica.
“En el Istmo las empresas eólicas abarcan ya, 30 mil hectáreas, la mayor parte tierras de cultivo que los colocan en riesgo de sufrir una crisis alimentaria”, aseguró.
La comunidad, aseguró, gradualmente estamos sufriendo  de la escasez de alimentos, debido a que en gran parte de terrenos de cultivo, porque las empresas transnacionales han sembrado aerogeneradores que impiden abundantes cosechas, además que afectan la pesca ribereña.
Además, sostuvo que se han devastado espacios que antes eran para la recolección de leñas para las familias. “Muchas mujeres zapotecas no saben leer ni escribir y tanto las empresas como el gobierno se aprovechan de ello, violando sus derechos como mujeres e indígenas”, apuntó.
La activista afirmó que las empresas eólicas, como Bii Hioxo no han respetado sus espacios sagrados, que han sido por generaciones lugar de convivencia y el compartir de las familias y la comunidad.
“Ni las empresas eólicas, ni el gobierno mexicano, nos toma en cuenta, ni como indígenas, ni como humanos, mucho menos como mujeres”.
Isabel Jiménez también denunció que quienes se han opuesto a la instalación de parques eólicos en Juchitán de Zaragoza han sufrido una serie de agresiones, en la propia comunidad indígena, como difamaciones, insultos, llamadas telefónicas amenazantes, persecuciones, intentos de secuestros.
Esto, finalizó, ponen en riesgo su vida, hasta la  devastación del manto freático, flora y fauna, y su forma de vida  que afecta a toda la comunidad zapoteca.