La moneda cotiza en 21.3795 por dólar, con un alza del 0.7 por ciento, ó 15.05 centavos, frente a los 21.53 pesos del precio de referencia del martes.

El peso mexicano ganaba el miércoles ante una debilidad del dólar, que cayó a un mínimo de siete semanas frente a una cesta de monedas en medio de temores de que el presidente estadounidense, Donald Trump, se concentrará demasiado en el proteccionismo y no en políticas para promover el crecimiento.

La moneda cotiza en 21.3795 por dólar, con un alza del 0.7 por ciento, ó 15.05 centavos, frente a los 21.53 pesos del precio de referencia del martes.

Se espera que Trump firme este miércoles una orden ejecutiva para la construcción de un muro en la frontera con México, entre otras acciones relativas a temas de seguridad e inmigración. Estas noticias podrían influir en el tipo de cambio más tarde en la sesión, dijeron operadores.

El dólar bajó a un mínimo de siete semanas contra una canasta de monedas por el temor a que el presidente estadounidense Donald Trump se esté centrando demasiado en medidas proteccionistas y aislacionismo, y no lo suficiente en políticas pro crecimiento.

Los comentarios de Trump han actuado como factor negativo para la divisa estadounidense, ya que a los inversores les decepciona la falta de detalles sobre los estímulos prometidos y temen que el proteccionismo afecte a la economía del país.

De acuerdo con analistas de Banco Base, el peso inicia la sesión con una apreciación moderada de 0.73% o 15.7 centavos, cotizando alrededor de 21.37 pesos por dólar, manteniéndose por debajo del nivel de 21.60 pesos por dólar por cuarta sesión consecutiva desde el pasado viernes, cuando la toma de protesta del ahora Presidente Trump redujo las presiones especulativas en contra del peso.

No obstante, esta mañana se esperan más noticias provenientes de la administración de EU, en particular un decreto presidencial en relación a la política migratoria estadounidense y la construcción de un muro en la frontera con México.

Muro no impactará

El grupo de especialistas explicó que si Estados Unidos deciden construir el muro con su propio gasto de gobierno, generaría descontento entre los mexicanos pero no tendría un impacto negativo sobre la economía mexicana.

Inclusive, el mayor gasto de gobierno en infraestructura en EU podría provocar un incremento en el consumo de mercancías importadas, beneficiando directamente a México. Asimismo, para el tipo de cambio no se esperan afectaciones, a menos de que EU quiera obligar a México a pagar por dicho muro.

Por el lado del comercio, una salida del TLCAN dañaría a las tres economías afectando el crecimiento económico y la creación de empleos. Sin embargo, la estrategia del Secretario de Economía de anunciar la salida en caso de que no sean convenientes las negociaciones para México, se considera adecuada ante la agresividad del mandatario estadounidense.

Aristegui Noticias