* Organizaciones sociales, ¿quién para su voracidad?

* ¿Y en dónde está el área de comunicación del Congreso?


* Delegados federales, a calentar banca por flojos e irresponsables

Sin duda que loable la postura del gobernador Alejandro Murat el pasado miércoles al enfatizar, de manera tajante, su repudio a la violencia en contra de las mujeres, cualquiera que sea su condición social. Más aún hacia quienes tienen un cargo público o contendieron para ser autoridades municipales.
Asimismo, fundamental la orden expresa a sus funcionarios, y la invitación al Poder Legislativo y al Poder Judicial, para poner un freno a los excesivos feminicidios, que en el caso del sexenio de Gabino Cué Monteagudo, sumaron más de 550.
Todavía más relevante porque con ello frena las ansias político-lucrativas de la ex directora del Instituto de la Mujer Oaxaqueña (IMO), la perredista Anabel Sánchez López, quien a su paso por esa dependencia tuvo los peores resultados, un pésimo trabajo, y ahora quiere ser diputada federal.
Como recordará, desde finales del año pasado se han denunciado diversos casos, graves todos, que en algunos han rayado en la irracionalidad, acerca de la violencia política que han sufrido incluso quienes hoy son presidentas municipales o forman parte de un Cabildo.
Samantha Caballero Melo, presidenta de San Juan Bautista Lo de Soto, por el PRI; Irma Aguilar Raymundo, presidenta de San Pedro Atoyac, por el PRD; Elisa Zepeda Lagunas, presidenta de Eloxochitlán de Flores Magón por Sistemas Normativos Internos.
Yareli Cariño López, Síndica de Pinotepa Nacional por el PRD y Erika Molina, Síndica de Santo Domingo Zanatepec por el Partido Nueva Alianza, son algunos de los casos más recientes.
Uno de los más graves fue el de Gabriela Maldonado Rivera, quien por órdenes del presidente municipal de San Martín Peras, Santiago Ramírez Cervantes fue golpeada el pasado domingo con una binza o látigo.
Ella, al igual que Rosa Aguilar y Marina Díaz, habían exigido con anterioridad su derecho de participar en las elecciones y contender por algún cargo; el resultado fueron amenazas.
Hay que destacar, desde luego, como un hecho inédito el que en el pasado proceso electoral, 59 mujeres lograron la presidencia municipal, por el sistema de partidos o usos y costumbres, y cerca de mil de ellas forman parte de los cabildos; por otra parte, el 40 por ciento de legisladores en el Congreso local, son mujeres.
Sin duda un excelente avance, pero también graves retrocesos en el sector femenino, que lamentablemente ha sido aprovechado políticamente por Anabel Sánchez López.
Los casos de agresiones, también conviene precisar, han ocurrido en comunidades de alta marginación, donde la “costumbre” es relegar a las mujeres e impedirles formar parte de un ayuntamiento, al considerar que no son aptas para ello.
Por supuesto que la realidad es distinta y cada vez un mayor número de ellas destaca en distintos ámbitos.
Desafortunadamente el lucro político aparece a la par de los casos y retomamos el caso, concretamente, de Anabel López Sánchez. Pero, ¿quién es ella?
Con aparición en Consorcio para el Diálogo en el sexenio de Ulises Ruiz, de la que fue beneficiada con distintos proyectos y fuertes sumas de dinero, con Gabino Cué fue impulsada por organizaciones civiles, bajo la supuesta bandera de defensa de los derechos de las mujeres.
Nada más falso. Apenas llegó al cargo, la originaria de Santo Domingo Zanatepec comenzó a beneficiar a amigos y familiares con cargos y recursos; en su ambición política, utilizó recursos dedicado a la prevención de la violencia para financiar su campaña política en 2013 y 2016, buscando una diputación.
Primero por el distrito de Tlacolula y después por Juchitán, fue repudiada por la propia dirigencia del PRD y tras la segunda aventura política, ya tuvo un poco de vergüenza y no regresó al IMO.
Y ahora resulta que en aras de posicionarse políticamente, toma la bandera de las autoridades municipales agredidas, para utilizarlas mediáticamente, para golpear al gobierno, y para buscar nuevamente un cargo político… a costa de ellas. Es lamentable esta situación y esperemos que el perredismo, así de dividido como está, no consienta ese tipo de prácticas deslenables.
Bien por el gobierno que retoma el derecho de las mujeres como política sexenal, y esperamos que con ello también, ahora sí quede saldada la deuda histórica con ellas.

NIMIEDADES
1.- ¿Por qué tantas y tan beligerantes organizaciones sociales? La respuesta es: la vieja costumbre que les heredó GABINO CUÉ MONTEAGUDO de darles dinero a manos llenas, a cambio de no movilizarse. Y ahora con el nuevo gobierno de ALEJANDRO MURAT, pretenden hacer lo mismo a base de presiones. En Oaxaca la sociedad está harta de tantos grupos que bloquean oficinas, carreteras y calles, para pedir dinero; la violencia conque actúan llegó a su límite este miércoles en que otra organización social,”23 DE OCTUBRE”, de un tal ALEJANDRO ESCOBAR SÁNCHEZ, que se atrevió a tomar Ciudad Administrativa y Ciudad Judicial así como cerrar varias carreteras. La pregunta es, ¿el gobierno cederá a chantajes de estos pseudolíderes que lo único que quieren es enriquecerse a costa de la gente?

2.- ¿Y en dónde está el área de comunicación del Congreso? La queja generalizada es cuidando la imagen únicamente de IRINEO MOLINA ESPINOSA, quien definitivamente ya se engolosinó con el poder y el dinero y ahora recorre el estado para posicionar su imagen, donde derrocha los recursos del Congreso para fines personales y proselitistas. Lo que tanto critica LÓPEZ OBRADOR, lo está haciendo el morenista IRINEO, quien gasta millones de pesos en medios de comunicación y difusión de las actividades del Congreso, en su propia promoción personal.

3.- A reserva de detallarlo en las próximas entregas, en los próximos días varios delegados federales se irán a su casa por flojos e irresponsables; les podemos adelantar unos nombres, insistimos a reserva de confirmarlo la próxima semana, como LINO VELÁSQUEZ MORALES, de Sagarpa; MARTÍN VÁSQUEZ, de Sedesol; HÉCTOR ARMANDO CASTAÑEDA, de la SCT por citar algunos nombres de quienes no han puesto ningún interés en sus labores, a pesar de contar con miles de millones de pesos, para reactivar a Oaxaca, muy contrario a discurso del gobernador Alejandro Murat.