REFORMA / Redacción

Washington DC, Estados Unidos (26 enero 2017).- El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, anunció el modo por el que el Presidente Donald Trump haría que México pague el muro fronterizo: la imposición de un gravamen del 20 por ciento a todas sus exportaciones.

“El plan que está tomando forma en este momento es usar una reforma fiscal exhaustiva como medio para gravar las importaciones de los países con los que tenemos un déficit comercial, como México”, afirmó Spicer.

Este tipo de plan es conocido como Impuesto de Ajuste Fronterizo (BAT, por sus siglas en inglés), y en la actualidad es utilizado por 160 países en el mundo, entre ellos México,

“Probablemente somos el único gran país que no trata sus importaciones de este modo. Esto nos pondría a la par con las políticas que otros países del mundo usan para importar nuestros productos”, aseveró Spicer.

No dio detalles sobre el impuesto, ni explicó cómo funcionaría.

Simplemente dijo que sería el comienzo de un proceso que forma parte de la reforma fiscal que planea Trump.

Lo que está claro, dijo, es que es algo que ya decidió el Presidente electo.

“Si pones un impuesto del 20 por ciento a 50 mil millones de dólares en importaciones obtienes 10 mil millones de dólares al año, cantidad con la que fácilmente se pagaría el muro.

“Actualmente nuestra política es gravar las exportaciones y permitir que las importaciones fluyan libremente, lo cual es ridículo”, dijo Spicer.

El Secretario de Prensa añadió que es algo con lo que han estado trabajado con ambas cámaras y que respetaría a los contribuyentes estadounidenses, que no pagarían nada.

Reforma