* Llaman a integrar un frente amplio para enfrentar las políticas de Trump
* La resistencia es uno de los ejes de la lucha para estas comunidades

México.- Organizaciones binacionales de migrantes, incluidas algunas pertenecientes a la Iglesia católica, señalaron que la incertidumbre y temor entre la comunidad migrante mexicana en Estados Unidos crece y más aún con las órdenes ejecutivas signadas por el gobierno del presidente Donald Trump y el incipiente apoyo y asistencia legal por parte del gobierno mexicano.

Sin embargo, advirtieron que este mismo temor es el que ha generado una mayor conciencia sobre la necesidad de enfrentar estas políticas antiinmigratorias con un frente amplio que aglutine a otras comunidades de migrantes, no sólo latinos, sino de muchas otras nacionalidades.

María García, de la Organización Binacional Migrantes Aztlán, informó que la comunidad mexicana también está participando en las manifestaciones que desde hace varios días se han dado en los aeropuertos de varias ciudades estadunidenses en rechazo a la orden ejecutiva de prohibir la entrada a Estados Unidos a inmigrantes de varios países con mayoría musulmana. Además, lamentó que sea apenas ahora cuando el gobierno mexicano empieza a dibujar alguna política de protección y asistencia legal al migrante.

Carlos Arango, de Casa Az-tlán en Chicago, explicó que en diversos estados del país vecino organizaciones de migrantes se vienen preparando desde hace tiempo para la protección de nuestros paisanos.

‘‘Tarjeta de derechos’’

Señaló que la ‘‘resistencia y la unidad’’ en la comunidad migrante crece y se fortalece en la medida en que se anuncian las acciones antiinmigratorias del nuevo gobierno de Washington, y ya se preparan diversas acciones en las que se haga sentir su influencia en la economía.

Por otra parte, Artemio Arreola, director político de la Coalición de Migrantes de Illinois, informó que en varios estados en las semanas recientes se ha empezado la distribución masiva de una ‘‘tarjeta de derechos para migrantes’’ creada por el Centro Nacional de Derecho de Inmigración, en el cual indican los pasos a seguir en caso de ser objeto de una detención por parte de un oficial de inmigración o de la policía estadunidense.

Por su parte, Francisco Gallardo, de la Casa del Migrante de la diócesis de Matamoros, Tamaulipas, informó que ante este recrudecimiento en las políticas, el trabajo de atención y asesoría que desde hace tiempo realizan la diócesis mexicana y de Brownsville, Texas, será fortalecido con el apoyo de la comunidad católica de México y Estados Unidos.

La Jornada / José Antonio Román