• Por primera vez en la historia, instrumenta la paraestatal, sistema de subasta electrónica

CDMX.- Hasta 2016, la crema producida por Liconsa en tres plantas del Estado de México, una de Jalisco y una más de Michoacán, generalmente se comercializaba a través de adjudicaciones directas.

La venta de este producto tiene su origen en 2008, cuando la Secretaría de Salud (SSA) solicitó a la empresa elaborar para el abasto social una leche baja en grasas, por lo que se inició el proceso correspondiente de descremado.

En 2010, Liconsa fue autorizada a vender la crema de leche mediante una guía de comercialización.

Es en 2013 cuando la Dirección General de Liconsa, a cargo de Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, instruye la creación de un procedimiento de venta, que asegura las mejores condiciones para el Estado, y para la propia empresa, en la generación de ingresos, privilegiando la competencia a través de subastas.

Con esta medida que contribuye a eliminar la opacidad en los procesos de comercialización, Liconsa atiende las instrucciones del Presidente Enrique Peña Nieto de procurar procesos transparentes en la Administración pública del país.