Trabajadores de base y de confianza, así como jueces y magistrados, denunciaron que el Poder Judicial de Oaxaca atraviesa una severa crisis económica e institucional, al no haber dinero ni siquiera para fotocopias.

En una misiva enviada a NSSOAXACA, precisaron que lo anterior se debe a los malos manejos financieros por parte del presidente de ese órgano, magistrado Alfredo Lagunas Rivera, quien pese a lo anterior, se aferra a continuar por séptimo año como presidente del Tribunal Superior de Justicia del estado.

De acuerdo con la denuncia, el año pasado, el Poder Judicial tuvo un presupuesto de 780 millones 582 mil 277 pesos, sin que justificara de manera clara su utilización; aunado a ello, por parte del entonces gobernador Gabino Cué Monteagudo, recibió ampliaciones presupuestales hasta alcanzar los casi mil millones de pesos.

“Es mentira que digan que la Secretaría de Finanzas no le libera los recursos financieros, pues fuimos testigo de que el año pasado, el recurso fue entregado de manera puntual mes con mes”, añadieron en el documento.

Apuntaron que en su segundo año al frente del Poder Judicial, el magistrado presidente Alfredo Lagunas adquirió una propiedad en el centro de la ciudad de Oaxaca, en la calle Húzares, mismo que rehabilitó de manera integral y donde actualmente tiene su domicilio.
Además, tiene a su disposición a por lo menos 50 personas, entre custodios, personal de casa, jardineros y ama de llaves, a su disposición, así como tres vehículos para su uso exclusivo y de sus escoltas, uno de ellos con blindaje de alto nivel.

“Para el año 2017, pidió más de mil 200 millones de pesos, sin argumentar en qué basa la petición ni los programas a impulsar ni las obras a ejecutar”, precisaron, al detallar que diversos centros regionales de justicia, como los de Sola de Vega e Ixtlán de Juárez, además de San Francisco Tanivet, se encuentran inconclusas y abandonados, pese a las cuantiosas inversiones.

Pusieron como ejemplo que la quincena pasada hubo rebelión de trabajadores de base al no pagarles a tiempo la quincena, mientras que al personal de confianza se les adeuda diversas prestaciones.

“Si el gobierno del estado de verdad quiere poner orden y frenar los saqueos, deberá empezar por sanear el Poder Judicial y cambiar a su titular”, manifestaron.