Oaxaca.- La alimentación complementaria debe introducirse en el momento adecuado, lo cual significa que todos los niños deben empezar a recibir otros alimentos, además de la leche materna, a partir de los 6 meses de vida, informó la directora de Prevención y Promoción de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), María del Pilar Nava Ramírez.

En entrevista detalló que cuando este nutriente deja de ser suficiente para atender las necesidades del lactante hay que añadir suministros complementarios a su dieta, la cual abarca generalmente el período que va de los 6 a los 18 a 24 meses de edad. Puntualizó que la Organización Mundial de la Salud (OMS), calcula que en los países de ingresos bajos dos de cada cinco niños tienen retraso del crecimiento.

Ante ello dijo que de los 6 a 7 meses se le puede dar 2 a 3 veces al día, carne (ternera, pollo, pavo, res, cerdo e hígado), excepto embutidos, así como verduras, frutas, cereales (arroz, maíz, trigo, avena, centeno, amaranto, cebada, tortilla, pan, galletas, pastas, cereales infantiles precocidos adicionados), con la consistencia en purés o papillas.

Mientras que de los 7 a 8 meses los alimentos pueden ser leguminosas (frijol, haba, garbanzo, lenteja y alubia), tres veces al día, preparados como purés, picados finos, y machacados. En los 8 a 12 meses, los derivados de la leche como el queso, yogurt, huevo y pescado de 3 a 4 veces al día picados finos, y trocitos.

Nava Ramírez abundó, que de los 12 meses en adelante, frutas cítricas, leche entera de 4 a 5 veces al día en trocitos pequeños además de que el niño o niña se incorpora a la dieta familiar. Otra de las recomendaciones es introducir un solo alimento nuevo a la vez por dos o tres días con el propósito de valorar su tolerancia y descartar cualquier alergia al mismo.

Refirió que la alimentación complementaria a partir de los seis meses de edad mediante el consumo de carne y otros alimentos de origen animal aportan nutrientes como el hierro y zinc, indispensables para el desarrollo del bebé y los niños, procurando que antes de amamantar se dé la comida.

Detalló que no es necesario agregar sal ni azúcar a los alimentos, pues es preferible respetar su sabor original y natural para que los menores aprendan a distinguirlos y degustarlos.

Apuntó que la Norma Oficial Mexicana (NOM-043-SSA2-2012), establece los criterios que deben seguirse para orientar a la población en materia de alimentación,  se identifica a los niños y niñas desde su gestación hasta la pubertad como grupos de la población que requieren mayor atención por el riesgo de presentar alteraciones en su estado de nutrición.

Esta Norma Oficial Mexicana define que Alimentación Complementaria es el proceso que se inicia con la introducción gradual y paulatina de alimentos diferentes a la leche humana, para satisfacer las necesidades nutrimentales del niño o niña, se recomienda después de los 6 meses de edad.

Finalmente Nava Ramírez, dijo que para la actual administración que encabeza el gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa y la Secretaria de Salud y Directora General de los SSO, Gabriela Velásquez Rosas, la salud de los infantes es una prioridad, por lo que es importante que acudan a su unidad médica de primer nivel para una mayor información y atención de los infantes.