Oaxaca.— Al menos 17 mujeres han sido violentadas físicamente y en sus derechos políticos desde el año 2014 a enero del presente año, informó la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO).

El organismo tiene documentados dichos casos; de los cuales, seis sucedieron este 2017, incluyendo el de la alcaldesa de San Pedro Atoyac, Irma Aguilar Raymundo, quien sufrió amenazas de muerte, por lo cual cuenta con medidas cautelares policíacas.

En 2014, Elisa Zepeda Lagunas, actual edil de Eloxochitlán de Flores Magón, pretendió contender para la alcaldía; sin embargo, fue agredida junto con su familia. La entonces autoridad municipal atentó en contra de ellos y durante un ataque por parte de policías, ella sufrió diversas lesiones.

En 2015 ocurrieron dos casos, uno de ellos el de Elizabeth Sánchez, a quien perredistas y panistas, incluyendo el presidente municipal, Pedro Ruiz González (PAN), pretendieron impedir que fungiera como síndica en Tlacolula de Matamoros.

Además de librar una lucha jurídica, la mujer enfrentó el acoso de las autoridades municipales, quienes en una ocasión hicieron uso de la fuerza pública para retirarla de la sede edilicia.

Asimismo, en 2016 se presentaron ocho casos en: San Lucas Quiviní, Santa María Apazco, El Camarón, San Carlos Yautepec; San Sebastián Tutla, San Juan Cotzocón, Santiago Lachiguiri, Santa María Yucuiti y San Martín Peras, este último donde presuntamente una mujer fue golpeada con un látigo enfrente del palacio municipal.

En el caso de Peras, Gabriela Maldonado denunció ante derechos humanos que fue golpeada con un látigo por policías bajo las órdenes del presidente municipal. La autoridad reviró la semana pasada y precisó que la mujer fue agredida, pero por su propio abuelo y no por circunstancias políticas, sino por diferencias personales; dos féminas más de ese municipio habían señalado que no les permitieron participar en el proceso electoral del año pasado.

La DDHPO tiene registrados este año siete casos, en San Juan Bautista Valle Nacional, San Pedro Atoyac, Pinotepa Nacional, San Esteban Atatlahuaca, Santo Domingo Zanatepec y San Juan Bautista Lo de Soto. Con respecto a Atoyac, Irma Aguilar ha insistido que es acosada y amenazada, por lo cual la Policía estatal le brindó vigilancia.

Recientemente, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa ofreció acudir a su municipio y realizar una reunión, con la presencia de titulares y representantes de los poderes Legislativo y Judicial, para dejar en claro que no tolerará esas prácticas discriminatorias.

Por su parte, funcionarias de la Secretaría de la Mujer del gobierno estatal acudieron el pasado fin de semana a San Martín Peras, para brindar su respaldo a las mujeres violentadas en sus derechos político-electorales.

En un comunicado, dijo que el gobierno ha dejado claro “que no tolerará actos de violencia de ningún tipo hacia las mujeres y las niñas”; exhortó tanto a la Fiscalía General de Oaxaca como al Poder Judicial del Estado para que actúen con celeridad y eficacia y se dicte castigo a los culpables.

Pidió a las instituciones judiciales desplegar medidas que permitan salvaguardar los derechos políticos y electorales de todas las mujeres. “La administración estatal ha dejado en claro que la impunidad en casos de violencia hacia las mujeres no tiene cabida en la consolidación de una democracia”, expuso su titular, Miriam Liborio Hernández.

EL UNIVERSAL /Ismael García