El Organismo de Cuenca Pacífico Sur de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) reconoció que el Istmo de Tehuantepec se está quedando sin agua para riego y actividades ganaderas, tras el histórico descenso del nivel en la presa “Benito Juárez”, ubicada en Jalapa del Marqués.

Por ello durante una reunión urgente efectuada en esa región, funcionarios de la dependencia autorizaron un plan emergente con la perforación de pozos noria en beneficio de más de tres mil agricultores y 18 mil hectáreas de cultivo.

El delegado de la Conagua en Oaxaca, César Alfonso Lagarda Lagarda, informó que se atiende de manera urgente la problemática que enfrentan actualmente usuarios agrícolas y ganaderos en la región.

Dijo que el organismo, después de un extensivo análisis técnico de las condiciones del acuífero en la zona, autorizó la perforación temporal de pozos noria, que permitan reducir el impacto de la sequía en la región del Istmo.

Precisó que la participación activa de las y los usuarios del Distrito de Riego 019, así como la conjunción de esfuerzos gubernamentales, han sido factores fundamentales para atender los retos que actualmente se presentan en el Istmo de Tehuantepec.

La semana pasada se dio a conocer que la presa ubicada en Jalapa del Marqués llegó a un límite mínimo de 16 por ciento de agua embalsada, lo que incluso permitió observar en su totalidad un enorme templo que había quedado sepultado durante la construcción de la presa.