con toda seguridad: corrupción, vende-patrias, ineficientes, entreguistas e indiferentes… aguantamos a trump y sus agresiones y ni chistamos, estamos de agachones…

Y nos siguen llenado el buche de piedritas y nos siguen tiznando: “el crédito se aumenta de 5.75 a 6.25%… van bien. Entre Trump y los de acá, nos van a mostrar el camino, ya sabemos que no sirven para nada y que ahora son “correctores de estilo y de fondo” del presidente… pero de Estados Unidos. Benditas sean las amistades con los yernos de un presidente… te convierten en gato de angora, mientras aprendes…
Para los que quieran entender algo de la diplomacia y de la “guerra contra el narcotráfico”, deben leer el artículo de JORGE CARRILLO OLEA, en el diario LA JORNADA del día 10 de febrero: “Lo que sí podría hacer Trump”

         Juan Bustillos en el IMPACTO DIARIO, en su artículo del 10 de febrero: “Apuntes para un discurso en el Congreso de EU”, reproduce algunos párrafos de la intervención de José López Portillo: “Busco entendimiento, equilibrio y respeto. Ofrezco nuestra buena voluntad, que sabemos es buena porque, en nuestras circunstancias estamos dispuesto a tratar como quisiéramos ser tratados aun en el cambio de circunstancias. Yo sé que es regla de oro que vale entre los hombres y las naciones. Respetándola, podremos ser mejores y superar la otra ley, la que pretende que el que tiene el oro hace la regla. Sobre esta última se ha construido el mundo de los arbitrarios. Sobre la primera el mundo de la democracia que es el de los justos”
         “…Significamos dos experiencias históricas distintas en la concepción de lo que en su tiempo fue un nuevo mundo. Ustedes constituyen una poderosa unidad política. Y es difícil ser fuerte. Nosotros distamos mucho de ser poderosos. También es difícil ser vecino de alguien tan fuerte, Hay dos riesgos graves: Uno, la arrogancia, fácil pero estéril, otro, la sumisión, fácil pero abyecta”

         “Hemos  escogido el camino difícil de la dignidad, fundada en la libertad, que queremos mantener, y en la responsabilidad, que deseamos asumir. Ese camino me ha traído ante ustedes”

         Seguramente, el conocimiento de la historia nos permite revisar lo que estamos viviendo, no se trata de anclarnos en el pasado, pero ver lo que nos ha costado mantener la independencia y la dignidad, la soberanía y la libertad, sobre todo, ante la irremediable cercanía con un vecino poderoso y ambicioso que busca su expansión a cualquier costo. Estamos en un momento en que las condiciones son distintas a las que se dieron para pactar lo que en aquellos momentos les servía más a EU, en las condiciones de negociación del TLC, hoy, este tratado les ha demostrado que no era su camino, que perdieron capacidad productiva, emigraron capitales y talentos a otros lados en busca de mejores precios y salarios bajos y este manejo les ha puesto en dificultades económicas, por esa razón, el despertar del “nacionalismo” más parecido al fascismo con el que Donald Trump convence a un enorme grupo de norteamericanos que, en su incultura y resentimiento son radicalmente racistas y dogmáticos, y es, por esa razón, que un presidente de tal nivel de brutalidad llega ahora en el momento preciso, como cuando Hitler llegara a las venganzas del racismo y la intolerancia encaminadas a la guerra. Donald Trump no es un pintor de broncha gorda como Hitler, es un hombre que tiene una fortuna superior a los cuatro mil quinientos millones de dólares, pero el ser rico no lo hace más culto, lo hace ser un dominador que sabe negociar o imponer sus condiciones en los espacios de la compra y venta de mercancías o de contratos, diferente al trato que se debe brindar ante iguales, ciudadanos educados que no estamos robándoles nada, que hemos invertido y sacrificado mucho en el mismo TLC ,y que sin duda, ahora, nos brinda la oportunidad de voltear a nuestros propias fuerzas, a la soledad de la lucha y la entereza de los mexicanos. Que no se confunda el entreguismo de los políticos y sus manejos cobardes ligados al ocultamiento de sus negocios ilícitos a la postura nacionalista y patriota de los ciudadanos, ahí es donde Donald y su grupo de “correctores de libretos” se pueden equivocar. La dignidad es un valor que no tiene precio y no está en venta… no somos las prostitutas que dieron origen a la fortuna de su familia cuando su abuelo, llegado de Alemania, finco su poder y riqueza en el establecimiento de prostíbulos en territorio de EU.
         Por cobardía, que no es tolerancia, los “negociadores” del presidente Peña están equivocando las razones de nuestra legítima defensa y de nuestros derechos soberanos como país independiente. Se le debe recordar a Donald Trump que los grandes capitalistas que controlan las finanzas del narcotráfico están en su país, que los grandes capos de este negocio son de allá, que la violencia la generan ellos al regalar armas y violar nuestra soberanía con programas como  “Rápido y Furioso y Receptor Abierto”, que allá se investigaron y acá se soportaron, porque el presidente Calderón y sus sicarios ligados a las mafias de la delincuencia organizada lo permitieron, y esto, ha costado al país más de 186 mil asesinados con sus armas y poder, que tenemos más de 32 mil desaparecidos, miles de niños huérfanos y desamparados, miles de viudos, miles de damnificados y desplazados, una gran tragedia que han provocado sus ciudadanos viciosos que son los que demandan las enormes cantidades de drogas, y no somos nosotros los mexicanos sino los sicarios y empleados de los mafiosos gringos, los que lesionan a su país y al nuestro que somos víctimas de un gran negocio de ellos,  de tal suerte que acá, ponemos los muertos[D1]  y ellos legalizan el consumo y producción de drogas… que no se equivoque el señor Trump, si esto no se lo dicen sus “correctores de discursos” que son aprendices de lacayos, nosotros, como mexicanos si lo sabemos y entendemos…y, se lo podremos explicar… despacito, para que lo entienda.