CANCHA 

El tiempo pasa y Cruz Azul sigue sin ganar.

La Máquina hilvanó su octavo encuentro sin triunfo al empatar sin goles ante Oaxaca, resultado que también lo tiene al borde de la eliminación en la Copa MX.

Los dirigidos por Paco Jémez toparon otra vez con pared, dejaron claro que tienen un orden en el campo, pero sin una idea o variantes para romper el cerco puesto por los Alebrijes, equipo que jugó con 10 por 23 minutos.

Por la tónica del encuentro, que era vital para sumar puntos y no complicarse el pase, el timonel recurrió al grueso de sus jugadores titulares, con otros tantos en la banca en caso de necesitarlos, lo que así fue.

Los minutos pasaron y se empezó a ver que la dificultad para verse frente al arco de Lucero Álvarez era más de la esperada, tanto que en el primer tiempo no hubo una acción clara de gol.

En la parte baja de los cementeros no hubo tampoco preocupación, lo que le dio a Jesús Corona (titular ahora en lugar de Guillermo Allison, quien erró en duelos de Copa pasados) unos primeros 45 minutos tranquilos.

El arquero vio un poco más de acción para el complemento, de igual forma se notó más desesperación en sus compañeros de campo, uno de ellos Jorge Benítez, quien al salir de cambio al 60′ por Martín Cauteruccio no ocultó su enojo que hasta le dio un empujón a Omar Mendoza.

La puerta para que Cruz Azul pudiera ganar se abrió al 67′ cuando Jonatan Hansen se fue expulsado por una entrada a Martín Rodríguez.

Sin embargo, el juego se le complicó más a los celestes, dado que el rival se agazapó más en su zona, de hecho Oaxaca acarició el gol con un remate de Alfonso Tamay que se estrelló en el travesaño.

El partido se terminó, así se sumó a la racha de Cruz Azul sin ganar y que seguirá hasta que el plantel pueda concretar su buen juego, pues sin goles y triunfos poco le vale presumir.