En el actual sexenio solo han sido detectados cinco aviones violando el espacio aéreo mexicano, a diferencia de las 53 de la administración pasada. En cuanto a OVNIS… no hay registros para dar informes.

En los últimos diez años 58 aeronaves fueron descubiertas violando el espacio aéreo mexicano, la mayoría de Sudamérica (34 de Venezuela), utilizadas para operaciones de tráfico de drogas.

Datos oficiales de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), obtenidos por Animal Político a través de una solicitud de transparencia, arrojan que las aeronaves que han ingresado sin permiso al espacio aéreo de México lo han hecho a través de la frontera sur.
En su mayoría se trata de aeronaves ligeras, capaces de aterrizar y despegar en pistas improvisadas o clandestinas.

Lo que también evidencian los datos es que en el actual sexenio ha caído significativamente la detección de aeronaves ilícitas.

Mientras que en el periodo del 2007 a 2013 el Ejército Mexicano descubrió 53 aviones, en el actual sexenio apenas se han reportado cinco de ellas.

Desde el sur

El reporte de la Secretaría de la Defensa Nacional revela que de las 58 aeronaves detectadas ilegalmente en el espacio aéreo mexicano, 41 son de bandera de algún país sudamericano, es decir, que en esas naciones fueron registradas y obtuvieron su matrícula para poder realizar operaciones aéreas.

Venezuela es el país de donde son la mayoría de las aeronaves ilegales descubiertas, con un total de 34 aparatos registrados.

A esto se suman seis aviones que eran de bandera colombiana, y una más proveniente de Panamá.

Por otro lado los registros arrojan que se detectaron 16 aeronaves con bandera de Estados Unidos, aunque no salieron de ese país sino que, presumiblemente, también eran de una nación sudamericana toda vez que fueron descubiertas como en el resto de los casos ingresando por la frontera sur del país.

El listado lo completa una aeronave más, de bandera mexicana.

De acuerdo con la Defensa Nacional todas estas aeronaves son de tipo civil y no existe ninguna perteneciente a las fuerzas armadas de alguno de los países involucrados.

En el documento entregado la SEDENA no detalla cómo es que se logró la detección de estas aeronaves, ni el por qué de la reducción en las aeronaves detectadas en los últimos años.

En sus reportes de actividades y programas sectoriales de operación se ha detallado que la Fuerza Aérea cuenta con un “Sistema Integral de Vigilancia Aérea” constituido por un Centro de Mando y Control, radares terrestres y aerotransportados, aviones no tripulados e interceptores.

Sin embargo, datos ya publicados previamente por este medio evidencian carencias que enfrenta la Fuerza Aérea para operar este sistema actualmente.

Por ejemplo, los aviones no tripulados que forman parte del referido sistema registran múltiples fallas y requieren sustitución pero no hay presupuesto para ello, ni para otro tipo de aeronaves interceptoras.

Tráfico aéreo… de drogas

De los aviones interceptados cuando violaban el espacio aéreo mexicano, más de la mitad pertenecen al modelo CESSNA y son de dos tipos principalmente: los de la línea 200, que son turbo hélices con un máximo de seis plazas, y los de la línea 400 bimotores, con capacidad hasta para diez plazas.

Además han sido asegurados seis aviones modelo King Air y Super King Air, que son aparatos de doble turbo hélice con capacidad para 13 pasajeros, como máximo.

Fue asegurada la misma cantidad de aviones modelo PIPER, que son aparatos compactos de una o dos turbohélices para seis pasajeros.

Según el reporte de la Defensa Nacional, estas aeronaves son utilizadas principalmente para el transporte de drogas provenientes de Sudamérica, principalmente cocaína y metanfetaminas.

Son varias las investigaciones que han evidenciado ya las rutas de tráfico de drogas que operan desde Venezuela a México.

Por citar un ejemplo, autoridades brasileñas reportaron en junio de 2015 que empresarios en ese país estaban vinculados en el financiamiento de transporte de cocaína obtenida en Colombia, que era movida hacia Venezuela para de ahí ser enviada vía aérea a México.

De acuerdo con el reporte, militares venezolanos recibían hasta 400 mil dólares en sobornos por cada vuelo que se permitía que saliera de ese país.

Algunas de las organizaciones del narcotráfico más grandes. como el Cártel de Sinaloa, han sido señaladas por las autoridades debido a su capacidad logística para transportar estupefacientes a través de decenas de aeronaves.

Datos de la PGR revelados en 2016 arrojaban que en la última década se han asegurado casi 600 aeronaves a este grupo criminal.

El decomiso de pistas clandestinas es otro dato que deja en claro la dimensión del transporte aéreo de drogas.

Las cifras de la Campaña Permanente contra el Narcotráfico arrojan que de diciembre de 2012 a diciembre de 2016, es decir en cuatro años, se han descubierto mil 305 pistas de aterrizaje clandestino en el país.

Las referidas pistas, son en general franjas de terreno preparados de no más kilómetro y medio, normalmente en zonas boscosas o de difícil acceso vía terrestre, en la que son capaces de aterrizar aviones ligeros como los descubiertos por el Ejército que han violado el espacio aéreo mexicano.

En este mismo lapso el Ejército Mexicano también ha conseguido el aseguramiento de 84 aeronaves en total, lo que incluye tanto a los aviones descubiertos violando el espacio aéreo así como otros encontrados en tierra.

Y de OVNIS… no hay información disponible

En la solicitud de información folio 0000700238916 presentada por Animal Político a la Secretaría de la Defensa Nacional, se solicitó a la dependencia conocer el reporte respecto a cuántos Objetos Voladores No Identificados (OVNIS) se habían avistado o detectado con el sistema de radares de la Fuerza Aérea.

Se especificó que por OVNIS se entiende cualquier tipo de objeto en el aire que no corresponda a una aeronave civil o militar, y se pidió demás el detalle desglosado en cada caso.

La repuesta oficial del Estado Mayor de la Defensa nacional fue que no había un registro disponible para dar respuesta la solicitud presentada.

“Después de haber realizado una búsqueda exhaustiva en el Estado Mayor de la Defensa Nacional, no se localizó ningún documento o registro que de respuesta al requerimiento” indicó la dependencia.

La SEDENA incluyó un documento firmado por el General de Brigada DEM David Córdova Campos, en el que se confirma la “resolución de inexistencia” de la información solicitada bajo el argumento de que no se localizaron documentos para dar respuesta a la petición requerida.

Esto sin que se confirme o niegue que se hayan avistado o registrado OVNIS en el espacio aéreo mexicano…

Animal Político