En un mundo en el que el presidente de Estados Unidos ataca ávidamente la cadena de tiendas departamentales Nordstrom por retirar “injustamente” la línea de ropa de su hija —una pelea en Twitter que posiblemente inició durante el informe diario de inteligencia del presidente Trump— el simple acto de vender, o no vender, cualquier producto relacionado con el imperio de negocios Trump puede tener consecuencias masivas.

Ahora, un grupo de personas de Virginia está llamando a los estadounidenses a boicotear la cadena de supermercados neoyorquina Wegmans por vender vinos de Trump Winery en sus tiendas de Virginia. El movimiento creado en noviembre, luego de la elección de Donald Trump, Stop Trump Wine intenta convencer a los residentes de Charlottesville, Virginia a presionar a los comerciantes que ofrecen productos de esta compañía, en este caso Wegmans, para dejarlos sin más opción que tirar los vinos.

Además de los esfuerzos recientes por boicotear Wegmans —la cual tiene más de 92 supermercados por toda la Costa Este— Stop Trump Wine pide a restaurantes, bares, tours de vinos y distribuidores de vino que se unan al boicot contra Trump Winery. Sus objetivos son los siguientes: “Detener la distribución y ventas de Trump Wine. Cancelar eventos en Trump Winery. Apoyar otros boicots contra Trump”.

El grupo planea llevar a cabo estas acciones hasta el día en que “Donald y Eric Trump dejen de apoyar e implementar políticas de odio, y se comprometan públicamente a preservar y proteger los derechos de todos los estadounidenses: especialmente la gente de color, LGBTQ, musulmanes, inmigrantes y mujeres”.

Una sección del sitio web Stop Trump Wine dice lo siguiente: “Los eventos ocurridos durante la campaña de Donald Trump dejaron en claro que Eric Trump, el presidente de Trump Winery en Charlottesville, Virginia, comparte las ideas de su padre. Demostremos a través de acciones económicas que los residentes y propietarios de negocios en Charlottesville no permitiremos el odio apoyado por Eric Trump y otros como él”.

MUNCHIES contactó a Stop Trump Wine en busca de una opinión, pero no ha recibido respuesta. En cuanto a Wegmans, un vocero nos proporcionó el siguiente comentario: “Nuestro papel como vendedores es ofrecer opciones a nuestros clientes. Por varias razones, a veces se nos pide dejar de vender un producto. Nuestra respuesta siempre es la misma, sin importar el producto: “Nuestra única medida para la permanencia o retirada de un producto es su desempeño. Los individuos que consideren alguna cuestión de importancia pueden demostrar sus convicciones al rechazar un producto. Cuando suficientes personas hagan lo mismo, y las ventas de dicho producto caigan precipitadamente, dejaremos de venderlo en favor de algún otro que tenga mayor demanda”.

El vocero de Wegmans añadió: “Hemos vendido vinos de Kluge Winery (ahora Trump Winery) desde 2008. Cuando Kluge se vendió a Trump en 2011, continuamos ofreciendo sus vinos, ahora bajo la marca Trump… sólo en nuestras tiendas ubicadas en Virginia. Para aclarar las cosas, actualmente solo vendemos cinco vinos Trump en nuestras diez tiendas de Virginia”.

Burlington Coat Factory, Sears, Kmart, Nordstrom y Neiman Marcus recientemente han dejado o limitado las ventas de productos asociados con el imperio Trump, incluyendo la marca Ivanka Trump. Un elemento clave en el actual boicot contra la marca Trump ha sido la campaña Grab Your Wallet (‘Toma tu Cartera’; en referencia a la expresión misógina de Trump “Grab them by the pussy”). Además de presionar a las compañías que ofrecen productos Trump, Grab Your Wallet pretende reducir las propiedades comerciales de Trump como Trump Winery.

¿Tendrán éxito Stop Trump Wine y otras campañas en su apuesta por incapacitar de manera efectiva a Trump Winery? Solo el tiempo lo dirá. Si quisiéramos sentir un firme autodesprecio cada vez que nos viéramos al espejo, casi estaríamos tentados a decir algo parecido a: “¡Hablando de uvas agrias!”.

Munchies VICE