El titular de la CNDH señaló que los hechos de Nochixtlán no pueden quedar impunes. 

Cd. de México.- Elementos de la Policía de Oaxaca cargaron con armas durante el operativo en Nochixtlán, en junio de 2016, documentó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

De acuerdo con el Ombudsman Luis Raúl González, siete civiles fallecieron por armas de fuego durante la acción y una por un cohetón.

“Se ha documentado que hubo elementos de las corporaciones estatales que acudieron armados al inicio del operativo”, informó el funcionario ante la Comisión Especial de Seguimiento de la Cámara de Diputados.

“A las 9:00 horas, personal de Gendarmería acudió en apoyo y rescate de elementos. Algunos fueron armados”, añadió.

Según el organismo, ninguno de los occisos era maestro. En tres casos se acreditaron heridas por arma de fuego calibre .223 y en otros dos de arma corta calibre 9 milímetros.

Además, hubo 43 policías federales y 25 estatales heridos; de ellos, tres fueron baleados y el resto presentaba quemaduras por cohetones.

La CNDH acreditó otras violaciones como el caso de 25 civiles detenidos que fueron víctimas de incomunicación, tratos indebidos, amenazas y lesiones.

Además, exhibió la indebida preservación del lugar de los hechos, la falla en el resguardo de evidencias y las dificultades para realizar estudios y dictámenes periciales.

También admitió que existen contradicciones entre los testimonios recabados, lo que ha obligado a que los mismos se contrasten.

REFORMA / Diana Baptista