DETRÁS DE LA NOTICIA

¿Qué seríamos capaces de hacer ustedes y este columnista, si tuviésemos un hijo enfermo de cáncer? ¡Dios guarde la hora de semejante drama familiar! Pero de darse el caso haríamos todo, hasta casi lo imposible por intentar salvar a nuestro hijo.

La tragedia es mucho mayor en los casos de niños, adolescentes y jóvenes. El dolor que lacera el cuerpo y el alma, el corazón y la mente, sobre todo de los padres, es terrible. Su dimensión y magnitud no tiene medida ni límite alguno. Son infinitos.
Lo peor de todo es que los padres están solos en su lucha contra la muerte, a pesar de su enorme desventaja frente a la parca. Se aferran literalmente con dientes y uñas a las horas, días, semanas, meses y muchas veces años, por salvar la vida a sus hijos.
El cáncer es la segunda causa de muerte infantil en general en México. Pero es la primera causa de muerte en los niños de entre cinco y 14 años de edad. Cada 4 horas muere un niño por cáncer en el país. En Oaxaca las cifras no son menos favorables, según los Servicios de Salud en 2015 se detectaron 76 nuevos casos.
Datos del Seguro Popular en México, respecto a la supervivencia en niños con cáncer en el periodo del 2007 al 2012, indican que la entidad se encuentra por debajo de la media nacional que es de 68.7 por ciento de posibilidades, al registrar 66 por ciento.
La Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (Amanc) indica que el pronóstico de supervivencia de niños con tratamientos es de 51.7 por ciento. El 70% de los casos son curables si son detectados a tiempo y si se brinda el tratamiento adecuado.
Pero en México sólo existen 135 oncólogos pediatras para los cerca de 7,500 casos de cáncer infantil que se registran anualmente. El cáncer infantil causa impacto tremendo en nuestras vidas. Sin embargo, gracias a los adelantos de la ciencia y la tecnología, la lucha contra el cáncer sigue siendo intensa. Cada vez más niños pueden continuar llevando una vida normal.
Los 3 tipos de cáncer infantil más comunes son: Leucemia: el cáncer infantil más común (31%), con una tasa de supervivencia de 80%. Tumores cerebrales: el segundo más común (16%), con una tasa de supervivencia de 67%. Linfoma: el tercero más común (15%).
Tasa de supervivencia de 91% en casos de Linfoma de Hodkin, y tasa de 72% en casos de Linfoma No Hodkin. Las posibilidades de sobrevivir al cáncer han aumentado desde la década de los 70’s. Actualmente, más del 75% de los niños diagnosticados con cáncer sobreviven cinco años o más.
Frente a la tragedia familiar y el drama social que afecta a los padres de cien niños con cáncer en el Hospital General “Dr. Aurelio Valdivieso”, María Aurora Zamora Martínez, su esposo Sócrates Amado Campos Lemus y sus hijos Sócrates Gabriel y Karisma Akal, se han echado a cuestas apoyar la lucha contra el cáncer infantil.
Hace doce años crearon la asociación civil de Corazón a Corazón Fundación Aurobic’s y realizar diversas actividades para recaudar fondos, desde bailes de zumba al aire libre en el Parque Juárez “El Llano” y aportación voluntaria de donativos hasta boteo en las calles de la ciudad.
Hace cuatro años, María Aurora Zamora, presidenta de la Fundación Aurobic’s, licenciada en Ciencias de la Comunicación, decidió organizar la Carrera Atlética de Corazón a Corazón en beneficio de los niños que padecen cáncer del Hospital General “Dr. Aurelio Valdivieso”.
Con visión, sensibilidad, imaginación y compromiso social, la familia Campos Zamora encontró en la solidaridad y el trabajo comunitario una veta inagotable de posibilidades para recaudar recursos a favor de los niños que padecen cáncer del Hospital General “Dr. Aurelio Valdivieso”.
No se trata del típico altruismo disfrazado de filantropía con fines económicos o políticos. A María Aurora Zamora Martínez y Sócrates Amado Campos Lemus no interesa ningún cargo político. Ambos tienen una postura muy clara al respecto. Están al margen de cualquier tentación en ese sentido.
Los donadores en dinero o en especie, sobre todo, en el caso de micro, pequeños, medianos y grandes empresarios, pondrán obtener un recibo deducible de impuestos a cambio de su aportación a tan noble causa, y beneficiar directa y personalmente a los niños enfermos de cáncer y a sus familias.  
La solidaridad oaxaqueña ha encontrado en la sabiduría milenaria del trabajo comunitario, representado por el Tequio y La Guelaguetza, dos de las instituciones que han trascendido el tiempo y el espacio, a través de los siglos. Son fuente inagotable de altruismo.
Frente al colapso financiero en el sector salud, hoy más que nunca, es indispensable que los oaxaqueños nos organicemos y trabajemos brazo con brazo, codo a codo, por los que menos tienen, particularmente por los niños enfermos de cáncer.
Entrevistada por el columnista en el Programa “Detrás de la Noticia” de Canal Gente Libre destacó el rotundo éxito de la 4ta. Carrera Atlética, que se realizó el domingo 19 de febrero, a partir de las 8 horas, con un recorrido de 6 kilómetros y la participación de 300 corredores.
Las categorías participantes fueron Libre, Máster, Veteranos, en las ramas femenina y masculina. Los tres primeros lugares recibieron premios en especie. La cuota de recuperación de 200 pesos incluyó recibir un kid con playera conmemorativa, número de competidor, medalla, abastecimiento en ruta y meta.
Todos los inscritos participaron en la rifa de una motoneta. El keniata Joseph Mutisya ganó el primer lugar absoluto varonil, mientras que Lourdes López Hernández obtuvo el primer lugar absoluto en la rama femenil. Los dos recibieron una bicicleta. El majestuosos templo de Santo Domingo de Guzmán fue el punto de salida y llegada.
Agradecida con Dios, la vida y su familia, María Aurora Zamora Martínez, agradeció, a su vez, a las empresas patrocinadoras, así como a sus colaboradores de Aurobic’s Fitness Gym, al presidente municipal, José Antonio Hernández Fraguas y demás autoridades municipales, así como a la Secretaría de Finanzas del Gobierno del Estado por condonar los impuestos.
Especial reconocimiento hizo a los cientos de participantes en la 4ta. Carrera Atlética de Corazón a Corazón, quienes al lado de sus familias convirtieron en una fiesta popular la realización de esta actividad a beneficio de los niños que padecen cáncer del Hospital General “Dr. Aurelio Valdivieso”.
Mientras cientos de estos niños enfermos carecen de instalaciones adecuadas, medicamentos e insumos adecuados y oportunos por el escandaloso saqueo del sector salud por Germán Tenorio Vasconcelos y el ex director Seguro Popular, Salvador Monroy Rodríguez, el ex secretario de Salud organizó una fiesta faraónica, con motivo del bautizo de su hijo.

alfredo_daguilar@hotmail.com
drector@revista-mujeres.com
@efektoaguila