El gobernador Alejandro Murat Hinojosa encabezó el Día de la Bandera así como la ceremonia de incineración, reposición y abanderamiento de instituciones educativas y dependencias gubernamentales.

 

En presencia de representantes de los tres poderes del Estado, así como funcionarios estatales, aseguró que como dijo Andrés Henestrosa, la bandera es la patria toda, en su origen y su concepción se mezclan el mito y la fábula, sumados dan el concepto de patria, unidad.

 

Explicó que en 1821 se firmó en iguala el primer testimonio del México Independiente, con garantías, religión, unidad e independencia.

 

En la actualidad, como cada año, en la plaza de armas se deja constancia de que los mexicanos nos reconocimos en símbolos y la bandera, escudo e himno nacional recuerdan que los pueblos como los hombres simbolizan los ideales, señaló.

 

En este 24 de febrero, dijo que la bandera es unidad, es fuerza, voluntad, orgullo, solidaridad y esperanza, cerrar filas en la defensa de los paisanos en cualquier plaza y lugar.

 

Aseguró que la dignidad no es negociable, se requiere fuerza, unidad de autoridades y sociedad.

 

“Se debe fortalecer a todos, debe tenerse participación puntal de los oaxaqueños con vocación de respeto a lo derechos, con el compromiso de los permisos políticos para situasrse a la altura de las circunstancias”, indicó.

 

Se necesita una posición ideológica de los principios, planes, proyectos y planes, por eso los mexicanos y los oaxaqueños, gobernantes y ciudadanos, deben con unidad, independencia y autonomía, pero con la participación  y profundo amor por México seguir honrando a los símbolos, y generar posibilidades para la niñez para defender su pensamiento con sus palabras y gritar con la misma voz del poeta y el mexicano “México, creo en ti”.

 

Luego se llevó a cabo la ceremonia de incineración de banderas deterioradas por el uso, en donde participaron las escuelas Centro de Desarrollo Infantil Número 2, Escuela Adolfo Lopéz Mateos, Centro de Atención Múltiple de Santa Lucía del Camino, escuela primaria Emiliano Zapata de Nazareno, Etla.

 

Luego, se abanderó a 65 instituciones públicas y educativas, y se les rindió el homenaje correspondiente.