El Presidente Donald Trump asistió este viernes al núcleo duro del conservadurismo del que ahora él se volvió referente.

Es el primer Presidente que acude en casi una década a la Conferencia de la Acción Política Conservadora (CPAC), la cita republicana anual que por primera vez desde 2008 tiene a uno de los suyos en la Casa Blanca.

La última vez que un Presidente republicano habló ante esta conferencia en su primer año de mandato fue Ronald Reagan en 1981.

“No me perdería la oportunidad de hablar con mis amigos, y ustedes son mis amigos”, dijo Trump a los asistentes, y les prometió regresar el año que viene.

Tras lo cual, empezó a hablar de sus acciones de Gobierno, entre las que destacó el muro fronterizo con México.

“Vamos a construir ese muro, comienza pronto, mucho antes de lo programado. Comenzará muy rápido. El General Kelly está haciendo un gran trabajo”.

“Recuerden: estamos sacando a los malos. Pondremos freno a las drogas que entran a la nación y envenenan a nuestros jóvenes. Recibimos la droga y ellos el dinero, recibimos el problema y ellos el dinero. Si frenamos el flujo de migración ilegal, tendremos muchos menos problemas impositivos, porque los dólares que perdemos son mucho más de lo que se puedan imaginar, son dólares de impuestos que pueden servir para reconstruir nuestros cascos urbanos”, afirmó.

“También salvaremos innumerables vidas estadounidenses. En estos momentos los oficiales de inmigración están encontrando los extranjeros narcotraficantes y los están expulsando de nuestro país y no les permitiremos que vuelvan a entrar”.

Además, expresó que durante años Estados Unidos se gastó miles de millones de dólares en el extranjero mientras su infraestructura se caía a pedazos.

Volvió a arremeter contra los tratados de libre comercio, especialmente el TLC, al cual calificó de “subdesarrollo económico”.

Trump celebró que los empleos están volviendo a territorio estadounidense y afirmó que es obra suya incluso antes de que asumiera oficialmente la Casa Blanca.

“He hecho más que ningún Presidente, o Presidente electo”.

Asimismo, el Presidente estadounidense habló sobre los medios y las “noticias falsas”.

“(Los medios) son buenos en chuparle el dinero a la gente. (…) No pensaron que ganaríamos, sobreestimaron el poder del pueblo, nunca subestimen al pueblo”, comentó el republicano entre los gritos de los asistentes que coreaban “USA, USA, USA”.

“Quiero que todos sepan que estamos luchando contra las noticias falsas, días atrás dije que son enemigas del pueblo y lo son. Porque no tienen fuentes, se inventan las cosas cuando no hay fuentes”.

“Hay los que dan un mal servicio a nuestro país, no deberían poner ‘fuentes’ sino dar nombres”, señaló el Mandatario.

“Son muy listos y muy deshonestos y tenemos que combatirlos”.

Aseguró que no está contra los medios o la prensa, sino contra las noticias falsas.

Explicó que ama la primera enmienda ya que le da el derecho a todos los estadounidenses de hablar libremente.

“Amo la primera enmienda, nos da a todos el derecho de hablar libremente, de criticar las noticias falsas”, argumentó.

El Presidente alentó al público al decirles que su victoria es única y que nadie la podrá parar.

“Nuestra victoria fue una victoria como nadie ha visto jamás. Estoy aquí para luchar por ustedes y lo seguiré haciendo”, prometió.

“Nunca ha habido un movimiento como este”.

“Tenemos que definir qué es este gran movimiento sin precedentes y qué representa. Nuestra principal convicción es que somos una nación que pone a sus ciudadanos primero y lo seguirá haciendo”, añadió.

Prometió pedir presupuesto para reforzar las fuerzas militares y realizar una de las mayores reconstrucciones militares de la historia, agregó que nadie va a volver a cuestionar el poderío militar de EU.

El Presidente insistió en la necesidad de impedir que terroristas puedan entrar en el país, en una referencia a su veto migratorio frenado por los tribunales y que está reescribiendo para volver a imponerlo.

“Miren lo que está pasando en Europa, en Francia, en Alemania. Vamos a mantener el terrorismo radical islámico fuera de nuestro país”, expuso entre aplausos.

“En pocos días vamos a tomar nuevas acciones para proteger a nuestra gente y mantener EU seguro”.

Después de 40 minutos de conferencia, Trump volvió a hacer un resumen de sus promesas de campaña: reducir impuestos, apoyar a la Policía y defender a la nación.

“Somos estadounidenses y el futuro nos pertenece. Estados Unidos está regresando, está rugiendo, lo pueden oír, va a ser más grande, y mejor. Va a ser más grande, mejor, más fuerte que nunca antes”, mencionó Trump al despedirse.

El CPAC es el resumen del quién es quién del universo conservador. En él se reúnen los políticos, las personalidades de medios y los autores famosos para promover las causas más preciadas de la derecha.

Un promedio de 10 mil personas asisten al encuentro que este año se realiza en un centro de conferencias a las afueras de Washington DC.

Los más notables políticos y activistas pasaron por los salones de la conferencia, incluyendo al Presidente Trump, el vicepresidente Mike Pence, el jefe de Gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, y varios de sus asesores cercanos como Steve Bannon y Kellyane Conway.

 

REFORMA