SENDERO

En ocasión de la celebración del Día Internación de la Lengua Materna, investigadores de distintas instituciones y organizaciones participaron en un ciclo de conferencias en el Congreso del Estado, invitados por la Comisión Permanente de Asuntos Indígenas, y ahí expusieron la realidad cruda que priva en la actualidad en torno de las lenguas maternas del país y el mundo, particularmente de Oaxaca, el riesgo de su pronta extinción y la urgencia que hay de diseñar políticas públicas viables para su rescate y preservación.
El representante del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), Jorge López Guzmán, informó que de los 120 millones de habitantes que somos en el país, de acuerdo con el último censo de 2010, hay 8 millones de hablantes de lengua indígena, tomando en cuenta desde menores de 3 años de edad y Oaxaca es la entidad federativa que registra el mayor porcentaje de hablantes, le siguen Yucatán y Campeche.
Pero un dato es preocupante: ha aumentado notablemente la población que no habla lengua indígena y ha decrecido  el porcentaje de hablantes de la misma. El descenso se observa en Oaxaca entre los habitantes chinantecos, mixe, triqui, cuicateco y zoque, entre otros y los municipios donde predominan  los hablantes son los de Juchitán de Zaragoza (zapoteco del Istmo); Huautla de Jiménez (mazateco), San Juan Guichicovi (mixe) y  San Lucas Ojitlán (chinanteco), entre otros.
El funcionario del INEGI señaló que las causas de este fenómeno lingüístico están relacionadas  con los problemas de marginación, carencias y exclusión que siguen sufriendo las comunidades indígenas. También el uso del español en todos los servicios de carácter público e instituciones educativas.
La integrante del Centro Profesional Indígena de Asesoría, Defensa y Traducción, A.C. (CEPIADET), y hablante de zapoteco del Valle,  Edith Matías Juan, expresó que el problema de las lenguas indígenas está vinculado también con el rezago educativo y la falta de atención a los aspectos fundamentales de desarrollo humano. Y fue más allá al alertar que todas las lenguas indígenas de México están en riesgo de desaparecer si no se implementan políticas públicas donde se privilegie la aplicación de los derechos de los pueblos indígenas a preservar su cultura, destinando recursos y esfuerzos colectivos.
Ella externó su preocupación y sus dudas sobre qué va a pasar ahora con el recorte presupuestal que afectará indudablemente a la Secretaría de Cultura, de la cual depende ahora el renglón de lenguas indígenas. Las limitaciones de dinero son reales y estamos más lejos de poder recuperar las lenguas en proceso de extinción como el chocholteco e ixcateco. Además, mientras se promocionan las bondades de la Ley General de Derechos Lingüísticos, por otro lado se aplican medidas contrarias a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes con la desaparición de medios que promueven el uso de lenguas maternas.
Sin embargo, algo se va logrando, reconoció, como el estar hablando en una instancia de gobierno que debe procurar en los hechos la certeza  de poder conservar y preservar las lenguas indígenas y se siga apoyando la formación de intérpretes que den servicio en dependencias encargadas de la procuración de justicia y otras funciones.
El sociólogo Juan Julián Caballero, hablante de la lengua mixteca, se pronunció por la formación de lectores de libros que se escriben en lengua indígena y que en la búsqueda de consensos para encontrar la metodología de escribirla, dadas las variantes existentes entre ellas,  se deje a un lado el  malinchismo porque muchas veces se prefiere a lingüistas extranjeros, que se cree son mejores que los nuestros. Pidió apoyo a los diputados para el rescate y preservación de las lenguas y  mostró su desacuerdo de celebrar solamente el 21 de febrero el tema de la lengua materna, cuando lo que debemos hacer todos los días es luchar para no perder nuestra identidad en esta sociedad globalizada.
El tema de la importancia de la diversidad lingüística en el estado estuvo a cargo del sociólogo Vicente Marcial Cerqueda, quien dijo que las lenguas indígenas tienen la misma validez que el español para tratar cualquier asunto de carácter público; nada tiene que ver el color del hablante.
Con datos de la UNESCO dijo que existen 6 mil lenguas en el mundo, cuya mitad está en peligro de desaparecer por las condiciones de inequidad y el avance de la globalización, lo que obliga a las instituciones públicas a atender realmente las demandas de la población indígena.
Mientras se realizaban estas conferencias en la sala de audiovisual, la presidenta de la Comisión Permanente de Asuntos Indígenas y hablante de lengua zapoteca, Felícitas Hernández Montaño y el integrante de la misma comisión y hablante de mazateco, Simón Carrera Cerqueda, abordaron   la tribuna legislativa, la primera para pronunciarse a favor de la Ley de los Derechos Lingüísticos del Estado de Oaxaca y la creación del Instituto Estatal de Traductores y Lenguas Maternas, y el segundo para pedir a la LXIII Legislatura local que exhorte a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas a realizar programas de capacitación a traductores, con el propósito de garantizar el pleno acceso de la población indígena a la justicia, programas y servicios públicos.
En este evento, los estudiantes de bachillerato Luz Divina López Ruiz declamó en zapoteco y español el poema Teotitlán Antiguo, y Fidel Alejandro Francisco, el poema Lenta agonía, en mixe y español. Cintya Eneida Bernardo y Rosa Martínez Castellanos dirigieron también su mensaje en mixe y chinanteco, respectivamente.
Los legisladores locales y federales tienen la tarea y la responsabilidad de velar porque se detenga la embestida en contra de las lenguas maternas que dan sustento a la pluriculturalidad del país y, sobre todo, a nuestra identidad como mexicanos.
¿Seguiremos aumentando o disminuyendo  el número de hablantes de lengua materna en los próximos años? Veremos.