México.- El Instituto para las Mujeres en la Migración no había registrado estos hechos en dos años anteriores; asegura que con Trump la tendencia será al alza

Los casos registrados de separación familiar por deportaciones realizadas por las autoridades estadunidenses van al alza; de acuerdo a datos del Instituto para las Mujeres en la Migración (Imumi), desde noviembre pasado se han detectado cinco casos donde los padres fueron repatriados y sus hijos se quedaron en Estados Unidos, cuando en los dos años previos no existen registros de este problema.

“Desde México hemos recibido cinco cartas de mujeres que fueron deportadas y que sus hijos se quedaron en Estados Unidos. Esto no es información anecdótica, porque en los dos años previos a esos tres meses (noviembre, diciembre y enero) no recibimos ningún caso”, aseguró a 24 HORAS Frida Espinosa, coordinadora de Apoyo a Familias Trasnacionales del Imumi.

Espinosa explicó que estos números corresponden a los últimos meses de la administración de Barack Obama, pero tomando en cuenta las nuevas órdenes ejecutivas del presidente Donald Trump, es altamente probable que la tendencia siga al alza.
Afirmó que el problema de la política migratoria de EU es que, por un lado, ordena la detención de cualquier indocumentado sin importar que no tenga antecedentes criminales, lo cual elevará las detenciones y deportaciones de mujeres; el otro problema es que faculta a cualquier policía a hacer detenciones, omitiendo la capacitación necesaria para respetar los derechos de los inmigrantes y los de sus familias.

“Nos preocupan los protocolos para las detenciones. Por ejemplo, la garantía de respeto a la Iniciativa de Interés Parental, que es un protocolo a seguir por todo agente de migración, y que garantiza a los papás que estando en custodia de migración o cárcel tienen el derecho de estar en contacto con sus hijos. También les da el derecho a entrar en contacto con el Departamento de Protección Infantil del estado donde fueron detenidos, con el objetivo de seguir al pendiente de los trámites de la Corte Familiar relacionados con la custodia de su hijo”, añadió Espinosa.

Según la ley de Estados Unidos, cuando los padres o tutores de un menor de edad son detenidos por delitos migratorios, el niño o niña tiene que integrarse al Departamento de Protección Infantil estatal mientras se determina quién se hará cargo de su tutoría.

En caso de que los padres o tutores sean deportados, estos tienen el derecho de solicitar que sus hijos sean repatriados junto a ellos.

Espinosa aseveró que hay formas de prevenir posibles problemas de este tipo, siendo el principal la redacción de un poder notarial sobre a quién dejar la patria potestad de los menores en caso de que sus padres sean detenidos por cuestiones migratorias.

24 Horas / Alejandro Suárez