Bien dicen que el buen juez por su casa empieza. Señores de migración: ¿con qué cara criticamos a los vecinos del norte si de este lado del Río Bravo también hay a quienes les gusta hacerla cansada?

 

A través del Proyecto Habesha, organizaciones civiles en México buscan apoyar a 30 estudiantes sirios que como consecuencia de la guerra truncaron su licenciatura. Aunque vivían como refugiados en otros países, decidieron tocar la puerta en México, donde serán recibidos y becados por instituciones educativas. Los organizadores han impulsado el proyecto y celebrado el apoyo de las autoridades del Servicio Exterior Mexicano.  Hasta ayer, porque tres de los jóvenes sirios que serían recibidos con bombo y platillo fueron retenidos en el AICM por causas aún desconocidas. Bien dicen que el buen juez por su casa empieza. Señores de migración: ¿con qué cara criticamos a los vecinos del norte si de este lado del Río Bravo también hay a quienes les gusta hacerla cansada?

La confusión

Dicen los abogados: Declaración no pedida, acusación manifiesta. Ayer en la comparecencia ante el Senado, Luis Videgaray, secretario de Relaciones Exteriores, dijo que ante la beligerante política del presidente Donald Trump no se debía confundir las buenas formas de la democracia con la falta de firmeza. Y no es que alguien lo confunda, todos los sectores, incluidos los del propio partido en el gobierno, la Iglesia, la oposición y ciudadanos en la calle piden precisamente firmeza. Firmeza.

La fuerza de Atenco

Resulta que mañana se tiene previsto que siga la discusión en el pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de la llamada ‘Ley Atenco’. El gobernador Eruviel Ávila propuso que la fuerza pública del Estado de México pueda implementar el uso de la fuerza -incluso armas, si se trata de manifestaciones violentas- salvo en los casos en que estas sean violatorias de los derechos humanos. La ley rememora el Caso Atenco, aquel en el que las fuerzas policiacas se vieron implicadas en una serie de abusos. La discusión estará centrada en la defensa de la libertad de expresión y la arbitrariedad que representa el uso de la fuerza oficial. A ver en qué acaba.