Oaxaca Oax. – El depuesto presidente municipal de Asunción Cacalotepec Mixe, César Guadalupe Reyes, se está valiendo de diversos métodos para mantenerse en el poder. El señor que se dice ser licenciado trabaja en un plantel de Ayutla y a media noche pratica trabajos obscuros; degolla, crucifica y entierra semi-vivos a cachorros de animales como perros y guajolotes, con el fin de intimidar y perjudicar a la gente.

En su obsesión por mantenerse como edil, continuamente viaja a Catemaco para sus trabajos especiales. “Entonces hasta donde ha llegado para ocupar el poder y el dinero que hay mucho de por medio, muchos compromisos con las 7 agencias pero no se vale que nos coarte la libertad de expresión”; afirmó la profesora jubilada Florinda Félix González.

Dijo que el susodicho presidente (a quien no reconocen, porque esperan la impugnación ante el tribunal que sigue su curso) se ha jactado de que él, no tiene nada que platicar con el pueblo inconforme, ni mucho menos con los funcionarios de gobierno. Con una actitud arrogante se rehusó a dialogar a distancia con representantes de gobierno a quienes acertó: “haganle como quieran” y colgó el teléfono.

La maestra informó que César Guadalupe, actúa de esa manera debido a que en su niñez sufrió de abuso, discriminación y maltrato por parte de su mamá, ya que no tuvo la protección de su papá y creció con desnutrición y ahora que se encuentra en el poder, ejerce represalias porque padece de sus facultades.

En Cacalotepec existen obras que no tienen proyecto, ni diseño, hay mucho desvío de recursos, repartición de dinero del pueblo y por eso el supuesto edil se ha mantenido y quiere seguir siendo autoridad por 4 años consecutivos.

El pueblo quiere rescatar los usos y costumbres, la autonomía y el progreso, no importando que Guadalupe Reyes, siga despachando, continuarán luchando hasta lograr su salida. Otro caso del aferrado licenciado se dio en el 2016 cuando se lanzó como candidato para diputado local por el PAN y PRD, por el distrito de los mixes y jamás lo comunicó ni pidió licencia al pueblo simplemente se fue, se llevó la chequera para su campaña, siendo que aún no era el tiempo electoral.

En esos días vociferó que iba a velar por los intereses del pueblo, que iba a gestionar recursos adicionales, viviendas, proyectos productivos y comunicó que su mente y su corazón estaban en Cacalotepec y que todos tenia que votar por él, y aún no siendo tiempo de campaña; simplemente no fue seleccionado por la coalición porque le dieron la preferencia a una mujer.

A raíz de esa situación César Guadalupe, realizó varios bloqueos y otros actos de protesta porque según él, por ser indígena había sido discriminado y continuó su abuso de poder y violación a las garantías individuales de sus gobernados.