Basta ya de que se siga utilizando el tema de la violencia de género para litigar asuntos particulares y obtener beneficios económicos improcedentes, exigió la presidenta de la Barra Nacional del Mujeres Profesionales en Derecho y promotora de los derechos de la mujer, Edna Liliana Sánchez Cortés al opinar sobre el tema legal promovido por Ana Laura Carrasco Ayala.
“La violencia de género es un tema delicado que no se puede abordar de manera irresponsable, menos cuando el trasfondo es solamente mediatizar”, aseguró.
Lamentó que la estrategia de la abogada María García Luna consista en utilizar de manera dolosa la imagen de una menor de edad para atraer la atención mediática sobre el proceso legal de reconocimiento de paternidad emprendido por ella en el juzgado familiar, con el único afán de presionar a la contraparte a negociar y establecer un convenio al margen de la ley, a pesar de que el demandado de manera voluntaria ha aceptado llevar a cabo la prueba genética.
Señaló que las recientes acciones cometidas por la madre son las que han violentado los derechos fundamentales de los niños, y en pleno oportunismo se sabe que han venido ofreciendo recursos económicos para reunir mujeres con miras a la visita de la titular del Instituto Nacional de las Mujeres para la firma de un convenio que trata sobre violencia de género, acción innecesaria que evidencia que ha perdido el interés por el reconocimiento de la paternidad de su hija.
Precisó que lo que pretenden es desvirtuar el proceso y evitar que se conozca la verdad a través de la vía jurídica, instancia que ellas mismas escogieron al presentar senda demanda en el juzgado de lo familiar.
Se sabe que la estrategia de la abogada es ofrecer dinero a personas que se presten a presentar denuncias sin fundamento ni base, para presionar a su contraparte sin medir que dichas personas pueden ser contra demandadas y llegar por delito de falsedad de declaraciones a pisar la cárcel.
Por otro lado, la Maestra en Derecho ratificó que el interés de todos debería ser que este tipo de temas se aclaren a través de las vías legales correspondientes, ya que la mediatización sólo lastima y no genera ningún vínculo ni obligación legal.
Lamentó que la abogada y la madre estén más enfocadas a hacer show mediático que a cumplir legalmente el procedimiento para obtener la certeza jurídica sobre el asunto planteado ante juzgado.
Ana Carrasco Ayala  y la abogada María García Luna pretenden boicotear mañana el evento de la responsable del Instituto Nacional de la Mujer, con el objeto de seguir mediatizando un tema personal que ya se ventila en el juzgado familiar, informó.
Indicó que le han informado que ambas personas están ofreciendo dinero a mujeres universitarias; lo curioso es que su padre César Carrasco trabaja en el Gobierno del Estado y su hermano es el recién nombrado director de Coesida en la entidad.