Los anhelos de modernidad que se difundieron en México durante el siglo XIX llevaron a la “Gente de razón” a plantearse qué hacer con la raza indígena, como manejar su presencia y aprovechar de su potencial la fuerza laboral que daría resultados en beneficio del Estado. En Oaxaca, entidad con una mayoría de población indígena, durante la primera mitad del siglo, los políticos y la opinión pública aclamaron la educación como el medio más realista y efectivo para emancipar a la masa, ilustrarla sobre sus deberes y derechos hacia el estado y la colectividad y permitir el progreso moral y material de la sociedad. La meta era disponer la base para el crecimiento de un ciudadano que con el tiempo hiciera propio los principios de modernidad decimonónica y llegase a participar activamente en la vida política, económica y social del país. Así vemos que el artículo 48 de la constitución estatal de 1825, impone como condición para poder votar el saber leer y escribir o también en los argumentos planteados por la prensa que, insiste en la necesidad de tener un pueblo instruido que pudiera entender el valor de un esfuerzo en la producción agrícola, esfuerzo que debía ser canalizado al crecimiento económico. Para alcanzar estas metas los gobiernos formularon una legislación que impuso y reglamentó un sistema de enseñanza pública que se afirmó con el tiempo como una unidad formada; gratuita, obligatoria y laica. La historia es muy larga y nace con la misma del propio estado, donde el congreso constituyente de 1824, expide el 30 de diciembre de 1825, la disposición legal que crea en la ciudad de Oaxaca, la primera escuela normal de enseñanza mutua.  Su primer edificio fué en diciembre de 1826, el Ex – palacio episcopal- hoy Palacio Federal-, de 1827 a 1861, dependió técnica y administrativamente del Instituto de Ciencias y Artes del Estado, (1828 – 1850) por lo que siendo Don Benito Juárez, Gobernador del estado, crea por decreto del 19 de agosto de 1850, y dispone la creación de escuelas normales lancasterianas en todos los departamentos y cabeceras del Estado, fue una verdadera jornada educativa del Benemérito.

Su segundo edificio se abría el 6 de enero de 1862 en el Ex – Convento de San Francisco, ese año se le nombró Escuela Normal Central, para distinguirla de las foráneas, en 1877 cambia su nombre a Escuela Normal Moderna “Francisco Meixueiro”, nombre que deja de tener, por el decreto del 12 de noviembre de 1883 año en la que se establece oficialmente en el Ex – Palacio de los obispos. Y en 1886 cambia su sede nuevamente en esta ocasión al  Ex – convento de San José, en forma provisional, pues sólo durante un año ya que se traslada al siguiente año al Ex – Palacio de Justicia, (hoy monte de piedad), ubicado en Av. Morelos y Macedonio Alcalá, es en esta época 1891 cuando se crea la Escuela Primaria Anexa a la Normal y se funda la escuela de Parvulos, la primera en su género a cargo de la señorita Emilia Martínez, sus directores fueron sucesivamente los pedagogos Victoriano A. Flores y Eliseo J. Granja, el General Gregorio N. Chávez fué el que encomendó al pedagogo Enrique C. Rebsamen, quien era director de la Escuela Normal de Jalapa Veracruz, un estudio científico de la Educación Pública del Estado y la reorganización de la enseñanza normal, resultando de ésto el nombramiento de directores técnicos a los profesores Cassiano Conzatti y Abraham Castellanos, época de oro del Normalismo Oaxaqueño, Conzatti, fué director hasta el año de 1909, su salida fué para atender el Jardín Botánico de San Antonio de la Cal, en su lugar quedó el profesor Francisco Vásquez. El 6 de agosto de 1913, se cambia la normal a la casa número 5 de la calle de Porfirio Díaz, Esquina con Morelos, hoy “La casa de la Ciudad” frente al Carmen de Abajo.  En una etapa difícil como fué la 3ª. Soberanía del estado el 3 de marzo de 1916 se cierra la Escuela Normal, más tarde la Normal resurge como el Ave Fénix, ya que se reabre como Escuela Normal Mixta. El 14 de julio de 1924, en un acto que preside el general Isaac M. Ibarra, gobernador de Estado, con una nueva cede, el viejo edificio del siglo XVII en la esquina de García Vigil y Avenida Independencia. La inauguración se llevó a cabo en el salón de actos con la declaratoria que hizo el C. Gobernador del Estado en los siguientes términos:


“Hoy veinticuatro de julio de mil novecientos veinticuatro como representante del poder ejecutivo del estado, declaro solemnemente inaugurada la Escuela Normal Mixta, que viene a satisfacer una urgente necesidad desde hace tiempo sentida, como es la formación de profesores que, suficientemente preparados, realicen la magna obra de la educación del pueblo Oaxaqueño, para bien de la patria y de la humanidad, estos son los ardientes anhelos de un Gobernador y ojala que sean coronados por el mas lisonjero éxito, en lejano tiempo”.


No fué mucho el tiempo que estuvo, en lo que es hoy el museo de los Pintores Oaxaqueños, pues se traslada al edificio de la Ex – Hacienda de Aguilera, la hoy Escuela de Medicina de la UABJO.  Mismo que fué adquirido por el Gobierno del Lic. Genaro V. Vásquez, la fecha de apertura fué el 15 de septiembre de 1927, donde no dura más que un año pues los terremotos de 1928 lo dañan severamente, es por eso que regresa a la anterior sede Av. Independencia y García Vigil, más el terremoto del 14 de enero de 1931, daña el inmueble, es así que la Normal se instala en lo que fué la escuela Porfirio Díaz hoy Enrique C. Rebsamen.  En donde algunos historiadores ubican como la casa en donde Nació Don Porfirio Díaz (ahí vivió, no nació). Ahí dura de 1931 a 1933.

Continuará…………….

Oaxaca, Oax., a 05 de Marzo de 2017.
Jorge Alberto Bueno Sánchez
Cronista de la Ciudad de Oaxaca.
Miembro de la S.M.G.E.
Miembro del S.C.M.