El Municipio es una de las Instituciones esenciales del Sistema Federal Mexicano que, en nuestro Estado, tiene una doble relevancia por el número de ellos, y además  que, en su mayoría, son de usos y costumbre que cuentan con su propio régimen normativo interno para elegir a sus ayuntamientos y resolver los conflictos comunitarios de sus miembros, estos rubros se relejan en lo que toca a las agencias municipales como auxiliares de los Ayuntamientos en los que el Agente se elige en asambleas de ciudadanos con reglas específicas.

La Institución Municipal a partir de los años ochenta en adelante fue motivo de atención tanto en el orden administrativo como político que impulso una serie de reformas constitucionales que han tenido como consecuencia que pasara de ser considerado un órgano administrativo a un nivel de gobierno con facultades propias diseñadas con el objetivo de proveerlo de autonomía tanto de orden financiero como estructural e incluso legislativa, bajo un esquema semejante al Federal y de los Estados.
De esta manera hoy apreciamos con mayor nitidez que cuenta con un poder ejecutivo que es el Presidente Municipal, un cuerpo deliberativo que crea su propia reglamentación que deriva del artículo 115 de la Constitución, precepto en el que se detallan una serie de espacios de competencia propia, la compartida con los Estados y la Federación, como sucede en seguridad pública, ecología, vialidad y transporte, salud y educación, entre otras.
Desde luego el sistema de elección de los miembros de los ayuntamientos transita en lo legal y en los sistemas normativos internos que finalmente se sujetan a la decisión de tribunales en esa materia, tanto locales como federales, cuyos fallos fijan los límites y alcances de los usos y costumbres de tal manera que no infrinjan derechos humanos y políticos, cuestiones que finalmente hacen convivir dos sistemas de justicia respecto de un gran número de ayuntamientos en nuestro Estado.
Como se detalla en algunos textos de la Secretaría de Gobernación que se ocupan del estudio y proyección del municipio, este debe responder a las exigencias actuales de los ciudadanos en cada estado con una actitud de sensibilidad adecuada al entorno político que representan los ayuntamientos como autoridad de primer contacto ciudadano que estrecha la relación entre este y la potestad que los representa.
El Municipio es pues la instancia que posibilita la amplia participación ciudadana en una cultura democrática que trasciende más allá de la manifestación formal electoral, permitiendo el acceso de estos, los ciudadanos, en la discusión, planeación y toma de decisiones que repercuten en el bienestar de los habitantes de del territorio de un municipio, es decir su objetivo es ser un instrumento de referéndum permanente, como experiencia comunitaria y de formación cívica.
El orden jurídico del Estado de Oaxaca contempla en la estructura municipal a las autoridades que los auxilian dentro de su competencia territorial que está conformada por el Municipio de Oaxaca de Juárez como Cabecera Municipal, las Agencias Municipales de Donají, Pueblo Nuevo, San Felipe del Agua, San Juan Chapultepec, Trinidad de Viguera, Santa Rosa Panzacola y San Martín Mexicapam de Cárdenas, las Agencias de Policía de Candiani, Cinco Señores, Dolores, Guadalupe Victoria, Montoya y San Luis Beltrán, que se integran por colonias, barrios, fraccionamientos y unidades habitacionales; así como las reservas ecológicas que se encuentren dentro de su demarcación territorial.
Los Agentes están contemplados como autoridades municipales auxiliares y facultades para actuar en sus respectivas jurisdicciones como representantes de los ayuntamientos y, por consiguiente, tendrán las atribuciones que sean necesarias para mantener en términos de esta ley, el orden, la tranquilidad y la seguridad de los vecinos del lugar, duran en su cargo 3 años o el tiempo que determinen sus usos y costumbres.
En la elección de autoridades auxiliares, se observarán y respetarán las tradiciones, usos, costumbres y prácticas democráticas de las propias localidades; los electos tienen a su cargo, vigilar el cumplimiento de las disposiciones y reglamentos que expida el ayuntamiento así como las disposiciones legales federal y estatal; cuidar el orden, la seguridad y la tranquilidad de los vecinos del lugar; reportando ante los cuerpos de seguridad pública las acciones que requieran de su intervención; promover el establecimiento de los servicios públicos y vigilar su funcionamiento, la integración de comités de colaboración ciudadana como coadyuvantes en las acciones de bienestar de la comunidad, informar anualmente al ayuntamiento y a la asamblea general de la población, sobre el monto, destino y aplicación de los recursos proporcionados por el ayuntamiento, y de las labores de gestión realizadas.
Una actividad compartida de la autoridad municipal es la promoción de la participación de sus habitantes en las tareas comunitarias que tienen a su cargo, con el objeto de que coadyuven al cumplimiento de sus fines y participen, mediante el trabajo y la solidaridad en el desarrollo vecinal, cívico y de beneficio colectivo del municipio lo que se auspicia a través de los Consejos de Colaboración y los Temáticos que se están promoviendo por la actual autoridad Municipal que encabeza José Antonio Hernández Fraguas
La participación ciudadana tiene objetivos múltiples que en él caso concreto del Municipio de Oaxaca busca que se transparenten, el manejo de los recursos y la priorización de las obras, a fin de que estén legitimadas desde la comunidad en lo que toca a su licitación y estas sean reales y no respondan solo a ocurrencias o exigencias que se alejan del interés general, situación que empieza a sobresalir en algunas agencias del Municipio de Oaxaca de Juárez por su manejo faccioso y en favor de intereses personales.
En términos amplios me adhiero a los especialistas que ha señalado que concretar la participación social debe ser considerado como un elemento central de un gobierno democrático que la construya como práctica cotidiana de toma de decisiones colectivas respecto a lo público; el Federalismo incluyente tiene su base en la institución municipal que abre el espacio en que la ciudadanía controvierte, discute y desahoga, sin limitación sus aspiraciones para construir una comunidad transparente e informada, representada por una autoridad con las mismas cualidades que no la fracture sino la una.
Oaxaca esta urgida de esta política formativa de inclusión e intervención crítica y constructiva que restaure la salud social severamente dañada por la corrupción, la opacidad y desinformación.
jfranco_jimenez@hotmail.com