En las primeras horas fueron liberados el director del reclusorio estatal de Matías Romero, Wilfrido Cruz Gutiérrez, y el jefe de custodios, Emilio Sierra Cruz, quienes presentan lesiones en diversas partes del cuerpo.

Sin embargo, autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca continúan dialogando con los presos, quienes se mantienen en amotinamiento, en demanda de continuar con sus privilegios.

Paralelamente, la Policía Estatal y otras corporaciones investigan la forma en que fueron introducidas diversas herramientas, como machete, hachas, cuchillos, puntas e incluso drogas.

Hasta el momento, la Secretaría de Seguridad ha guardado hermetismo en el caso, en que el reo Francisco Castillo Sánchez, alias “El Chiquis”, impuso su ley y pretende mantener sus privilegios.

En el exterior como en el interior, policías de los tres niveles y el Ejército Mexicano resguardan las instalaciones, en espera de ingresar para recuperar por la fuerza el penal.