Para apoyarla en busca de un cargo de elección popular, el titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE), el perredista Carlos Altamirano Toledo, estaría financiando la imagen de su esposa Dalia Báez Arenas, quien fuera funcionaria del gobierno de Gabino Cué Monteagudo.

Fuentes confiables de la ASE revelaron que a través de dicha dependencia se sufraga la promoción de una revista de sociales y varios espectaculares colocados en la ciudad de Oaxaca y su zona conurbada, además del Istmo de Tehuantepec, con la imagen de la citada dama, quien fue subsecretaria de la Secretaría de Desarrollo Social y Humano (Sedesoh) del sexenio anterior.

De la misma manera, aseguraron, Carlos Altamirano Toledo cabildea con los partidos de la Revolución Democrática y Revolucionario Institucional para que sea considerada como candidata a diputada federal o local, el próximo año, preferentemente por la vía plurinominal.

Detallaron que su argumento para pedir apoyo es que ayudó a ediles de los tres partidos políticos, incluyendo el PAN, a fin de que no fueran considerados en las auditorías que realiza el organismo o en su caso pasar la revisión sin mayores problemas.

Dalia Báez Arenas es la segunda esposa de Altamirano Toledo, quien fue Oficial Mayor del entonces presidente Ernesto Zedillo de León, del PRI; hace seis años intentó ser candidato a gobernador y tras ceder su aspiración a Gabino Cué Monteagudo, le fue devuelto el favor primero como titular de la Sedesoh y después con la titularidad de la ASE.

Sin embargo, según los empleados de la ASE, en breve darán a conocer las múltiples irregularidades en que ha incurrido Altamirano Toledo, al negociar presuntamente las revisiones de las cuentas públicas del gobierno de Cué, así como de los principales ayuntamientos del estado, para que no se dieran a conocer las anomalías en el manejo de los recursos financieros públicos.