Jorge Ricardo / Enviado
Jojutla, Morelos, México (21 marzo 2017).- Aunque no se ha llegado a la base donde se presume que se encuentran 35 cuerpos no identificados, autoridades han encontrado medio centenar de fragmentos dispersos en la fosa de este Municipio.

Por ello, se presume que se trata de una fosa sobre otra fosa o, por lo menos, que los cuerpos no fueron enterrados adecuadamente.

“Son muchos fragmentos, digo, no tengo el número exacto… serán unos 15 o 20 fragmentos”, informó el titular de la Fiscalía de Morelos, Juan Pérez Durón, antes de que la señora María Concepción Hernández, la ciudadana que buscó a su hijo Oliver Navarrete en las fosas de Tetelcingo, precisara la cifra de 50.

El funcionario dijo que no se puede afirmar si son de un solo cuerpo o de varios, por lo que se abrió una misma carpeta de investigación para todos los fragmentos.

“Los peritos tienen que determinar estos fragmentos a qué corresponden, si son de personas o si son de alguna otra especie, eso es lo primero que tenemos que esperar”, añadió.

En conferencia de prensa, a un lado de la fosa ubicada en el panteón nuevo de Jojutla, el Fiscal detalló que los trabajos de excavación se han vuelto más lentos debido a la recolección de las piezas.

Cuando se llegue a la base de los cuerpos, añadió, los trabajos se detendrán hasta acabar de cribar la tierra extraída en espera de encontrar más restos.

Cuestionado sobre las condiciones en las que la Fiscalía operó esto para cuerpos no identificados, así como si habría una fosa encima de otra, Pérez Durón pidió esperar la conclusión de los trabajos.

Amalia Hernández, tía de Oliver Navarrete, indicó que se va a contratar a más personal para laborar en la criba de la tierra.

“Podría decirse que por lo menos hay un mal tratamiento de los cuerpos”, dijo la mujer, pero de inmediato pidió esperar las conclusiones.

Reforma