Por enésima ocasión, la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación logró su objetivo de victimizarse y con ello endurecer su postura y amenazar al gobierno con boicotear los actos públicos que realice el mandatario estatal Alejandro Murat Hinojosa.

Este martes, elementos de la Policía Estatal, al mando del titular de Seguridad Pública, José Ramón Tuñón Salinas, cayeron en la provocación de un reducido grupo de manifestantes, primero los normalistas y después activistas del magisterio.

Por la mañana, en la colonia Reforma una partida policiaca detuvo a dos estudiantes normalistas, lo que originó que los inconformes arreciaran sus protestas, hasta lograr la liberación de sus compañeros.

Horas más tarde, unos 100 maestros e integrantes de organizaciones sociales provocaron a elementos policiacos que resguardaban el acceso al Palacio de Gobierno. Sobre la primera calle de Guerrero se dio el connato de enfrentamiento, que derivó en el disparo de cartuchos de gas lacrimógeno para dispersar a los inconformes.

Luego de ello, los integrantes de la Sección 22, liderados por el secretario de Organización, Genaro Martínez Morales, lograron ingresar al zócalo y durante un mitin, éste se pronunció por un boicot permanete a los actos del gobernador.

Además, como un logro, presentó a los dos normalistas que habían sido liberados, Tereso Tomás Ramos Sierra, del CRENO, y Julio César López Sánchez, de la Escuela Normal Federal del Istmo (ENUFI).

Calificó ese hecho como el ataque de los policías como una agresión violenta y represión, por lo se mantendrán en alerta máxima.
Cabe recordar que la Sección 22 ha provocado hechos de enfrentamiento que le han permitido chantajear a las autoridades estatales y federales para lograr sus propósitos, como fue el intento de desalojo del zócalo, en 2006, y el enfrentamiento en Asunción Nochixtlán, en junio de 2016.