*Piden respeto a la consulta y determinación libre de los pueblos

Alberto Ortiz

La comunidad indígena zapoteca de Unión Hidalgo, presentó un amparo en los Juzgados de Distrito de Salina Cruz, Oaxaca, ante la posibilidad de que las autoridades federales, estatales y municipales otorguen concesiones para la instalación de nuevos proyectos eólicos en la región del Istmo de Tehuantepec.

Acompañada por el Proyecto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ProDESC), los habitantes argumentan en el recurso jurídico,  la falta de consulta para la instalación de cualquier proyecto por parte de las empresas eólicas.
Señalaron a EDF y/o Eléctrica del Valle de México; GAMESA; y Eólica Unión. Habitantes de Unión Hidalgo, quienes buscan instalar nuevos parques con aerogeneradores, por lo que decidieron interponer el recurso legal con base en documentación de hechos.

Juan Antonio López, coordinador del Área de Justicia Trasnacional de ProDESC, enfatizó que urge garantizar que se respete el derecho de las comunidades al consentimiento y a la consulta libre, previa e informada.

Pues “de no hacerlo se corre el riesgo de repetir atropellos como los que han cometido otras empresas eólicas en la región del Istmo de Tehuantepec”.

Los afectados  enfatizan que frente a cualquier proyecto de este tipo, la nueva administración en Oaxaca debe regirse bajo los más altos estándares de derechos humanos, aunado a la falta de consideración de la calidad de la tierra, así como los usos y costumbres de los pueblos que la habitan afecta la propiedad y posesión de la comunidad agraria de Unión Hidalgo.

Antonio López advirtió que “el desarrollo de Oaxaca y de México debe respetar los derechos humanos y sobre todo, el derecho de los pueblos y las comunidades a elegir su propio desarrollo”. También señaló que “el gobierno estatal de Oaxaca y el municipal de Unión Hidalgo deben brindar y asegurar certeza jurídica y acceso a la justicia para las comunidades y los pueblos que de manera legal y pacífica se encuentran en procesos de defensa de su tierra, territorio y bienes naturales”.

En los últimos años, el incremento de parques eólicos en la región ha representado un aumento a las violaciones de los derechos humanos de las comunidades que habitan en la zona, tales como el derecho a la consulta y al consentimiento libre, previo e informado.

A la par, se han registrado casos de hostigamientos y amenazas en contra de las comunidades y  esto se suma la falta de cumplimiento por parte de las autoridades para garantizar la protección de la comunidad.