Cada día se hace necesario buscar y encontrar formas nuevas para alimentar bien a los niños y jóvenes  mexicanos, que consuman productos naturales y eviten aquellos que están  ya alterados y afectan su salud. Se ha recomendado siempre comer verduras y consumir agua limpia, sin embargo, un gran porcentaje prefiere productos enlatados y artificiales.
Desde luego que el proceso de nutrición y mejoramiento es lento, requiere la colaboración de los padres de familia desde los hogares y los mentores en los planteles educativos para que los menores y adolescentes tengan un desarrollo integral que incluya los aspectos físico, mental y emocional.
La obesidad infantil sigue siendo un problema preocupante en nuestro país, por lo que se hace necesario un  cambio de estilo de vida y de comer para que las nuevas generaciones mejoren su formación, de crecimiento y éste sea más saludable. En la actualidad hay una  gran variedad de productos naturales o elaborados  a nuestro alcance que bien puede aprovecharse para evitar enfermedades.
La preocupación se extiende no solo en este aspecto, sino en otros donde la salud de los seres humanos están en riesgo de seguir en decadencia y afectación peligrosa, porque las enfermedades  continúan, no solo en los centros urbanos sino en los sectores rurales y semiurbanos. El descuido o la ignorancia están presentes en todos lados, cuando son los niños los que necesitan atención esmerada para alcanzar su desarrollo integral.
Difícil que podamos lograr en corto tiempo una nueva forma de nutrirnos con productos sanos y accesibles, porque tenemos hábitos fuertemente arraigados, pero ante la existencia inamovible de enfermedades hagamos el esfuerzo para ir introduciendo poco a poco una nueva manera de alimentarnos bien, así como lo hacían nuestros abuelos.
Hace ocho días se dedicó un día sin consumir carne en el mundo y en una muestra en esta ciudad hubo diversos bocadillos tan nutritivos y apetecibles, libre de transgénicos que promueven el consumismo y la publicidad apabullante en los medios de comunicación. Tantas posibilidades y alternativas que hay para  alimentarnos bien y  está a nuestro alcance.
Investigadores de la Universidad de Zaragoza, España, afirman en un estudio que “una dieta vegetariana apropiadamente planeada es saludable, nutricionalmente adecuada y proporciona beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de enfermedades. Seguir una dieta vegetariana desde edades tempranas ayuda a establecer  patrones de alimentación  saludables a lo largo de la vida y ofrece algunas ventajas nutricionales importantes”.
Una de las instituciones que promueve la sana alimentación en el mundo es la Red Cultural para la Fraternidad Humana, aprovechando los productos naturales que hay en diferentes países y regiones del mundo. Ofrece en forma permanente conferencias, talleres y diplomados debidamente instrumentados para el público en general.
Los días 8 y 9 de abril iniciará un diplomado en nutrición y cocina vegetariana en el Instituto de Yoga “Quinto Sol”, ubicado en Armenta y López 915 en la ciudad de Oaxaca de Juárez, con reconocimiento oficial por la Escuela Superior de Medicina Alternativa de Puebla.
De igual manera habrá un taller el próximo día 12 de abril para la elaboración de quesos y leches veganos, a cargo de la instructora Linda Italia. El gurú de la GFU, maestro Carlos Moisés García, enseñará ese mismo día, por su parte, cómo manejar las emociones en los vínculos familiares, que  en el sistema yoghi se conoce como pratyahara.
Las actividades del gurú se prolongarán el viernes 14 en el Centro de Desarrollo Humano y Educación Ambiental con sede en El Tomatal,  a doce kilómetros de distancia de Puerto Escondido, donde los participantes podrán dedicar momentos a la práctica del yoga, la meditación, el diálogo con el maestro espiritual, conociendo nuevas formas de vida más saludables y aprovechando lo que nos ofrece la vida y la naturaleza.