Abel Barajas

Cd. de México (28 marzo 2017).- Un tribunal federal confirmó que Rubén Núñez y Aciel Sibaja, ex líder y ex tesorero de la sección 22 de la CNTE, respectivamente, deben continuar sujetos a juicio por un supuesto lavado de 25 millones de pesos, no obstante que se encuentran en libertad.

El Primer Tribunal Unitario Penal en esta capital ratificó el auto de formal prisión contra los acusados de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), tras valorar que la PGR ofreció los indicios suficientes para procesarlos por operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Tanto Núñez como Sibaja presentaron sus demandas de amparo en contra de dicha resolución, las que fueron registradas con los números 10 y 11/2017 ante el Cuarto Tribunal Unitario en la Ciudad de México.

La Procuraduría General de la República acusó a los dos ex dirigentes de fijar el pago de cuotas de 2 a 3.5 por ciento a los proveedores que quisieran ofrecerles créditos a los maestros de la CNTE y de lavar 25 millones de esas aportaciones presuntamente ilegales.

Algunas de las pruebas presentadas en la acusación son los convenios de la CNTE con las empresas Ediciones, Tratados y Equipos (Etesa) y Directodo México, donde se estableció en el papel el porcentaje que debía ser aportado a la organización magisterial.

El representante de una de las proveedoras dijo al Ministerio Público Federal que si no accedían a este “requisito” de la Coordinadora terminaba el negocio.

El 22 de abril y el 17 de junio de 2016, respectivamente, el Juzgado Octavo de Distrito en Procesos Penales Federales dictó auto de formal prisión a Sibaja y a Núñez.

Poco después, ambos fueron de los primeros en obtener la libertad provisional a nivel federal, conforme a las reglas de la miscelánea penal, que permiten a los procesados en el antiguo sistema de justicia sustituir la prisión preventiva por una medida cautelar distinta.

Reforma