Los normalistas de Oaxaca, en su faceta de delincuentes, se apoderaron de al menos 20 camiones repartidores de alimentos y bebidas, como medida de presión para que las autoridades educativas estatales les gestionen plazas automáticas para trabajar a una escuela pública. Los vehículos están concentrados en las canchas deportivas del Centro Regional de Estudios Normalistas. Los normalistas repartieron los alimentos robados. Después de saquear los camiones, se presentaron afuera del Hospital General Aurelio Valdivieso, de los Servicios de Salud, y algunos transeúntes y pacientes los aceptaron, pero muchos los rechazaron. ¿Y las autoridades, por qué no lo impiden?

El Universal