CDMX.- Hace cuatro años, las reglas de operación del Programa de Abasto Social de leche Liconsa cambiaron para romper los candados que impedían que sus beneficiarios tuvieran acceso a otros programas sociales como Prospera. Hoy, ambos programas trabajan conjuntamente en favor de los sectores vulnerables de la población, tal como lo establece la política de inclusión social del Gobierno Federal encabezado por el Presidente Enrique Peña Nieto y operada por la Secretaría de Desarrollo Social que dirige Luis Enrique Miranda.

Al respecto, en la reciente Reunión del Consejo Administrativo de Liconsa, el Director General de Prospera, Daniel Aceves Villagrán, manifestó “Ha sido un capítulo muy importante el que a través de este concepto de complementariedad hoy la población Prospera tenga acceso a los beneficios de la leche Liconsa. También es importante comentar y ratificar que un proveedor central para la Comisión Nacional de Protección Social en Salud es precisamente Liconsa. Atendemos hoy en día a 1 millón 300 mil niñas y niños con suplementos alimenticios y 280 mil mujeres gestantes y lactantes, y esto se da a través de la adquisición de cuatro productos: Nutrivida, Vitaniño, Bebida láctea y Nutrisano. El 73% de las niñas y los niños consumen los suplementos alimenticios y el 87% de las mujeres consumen Nutrivida.”

Los suplementos alimenticios que elabora Liconsa están dirigidos a niños menores de dos años y mujeres embarazadas de municipios donde habitan familias con carencias alimenticias y que son atendidos por Prospera. Estos productos constituyen una fuente nutricional importante, ya que proporciona un aporte de energía, proteína, vitaminas “A”, “E”, “C”, “B2”, “B12” y ácido fólico necesarios para el desarrollo humano.

Por su parte, el Director General de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva se refirió así a la alianza que la paraestatal tiene con actores sociales como Prospera, Comedores Comunitarios, DIF Estatales y Diconsa: “Gracias a la aprobación de este Consejo, a partir del próximo primero de mayo daremos inicio a los 149 municipios restantes que recibirán la leche a peso para dar paso a que sean los 300 municipios que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo ha categorizado como los de menor índice de desarrollo humano, esto ha sido gracias a los ahorros, a la transparencia, pero también a que con modelos muy novedosos, como fue la subasta de crema, hemos podido tener ingresos adicionales”.