La joven mujer resistió poco más de un mes las intensas y graves quemaduras en prácticamente todo su cuerpo, lesiones que le causó su marido, al rociarla de gasolina y prenderle fuego.

Este domingo, Jennifer Antonio Carrillo, conocida como Jenny, perdió la vida y la batalla en un hospital.

Fue el lunes 27 de febrero por la madrugada en que su marido, Edgardo Romero Álvarez, llegó borracho a su vivienda en una vivienda sencilla del municipio de Matías Romero; sin mediar palabras, prendió fuego a su esposa, tras lo cual huyó con su hijo de tres años de edad, a bordo de una camioneta.

Jenny fue trasladada al IMSS de Matías y luego a un hospital de Coatzacoalcos, Veracruz, donde recibió el apoyo de la Fundación “Te queremos”. Por más de un mes luchó contra la muerte, hasta que perdió la batalla este 2 de abril.

Corporaciones policiacas estatal y municipales efectuaron un intenso patrullaje para localizar a Edgardo, pero a la fecha no han dado con él. Sólo apareció el pequeño de tres años de edad, que ahora quedó huérfano, al cuidado de sus abuelos.