CANCHA 
Morelia, México. Cruz Azul le dijo adiós a la Copa MX con su estilo propio, verse derrotado en los momentos finales del partido.

Con un gol al minuto 85 Morelia venció a La Máquina y con ello se instaló en la Final del torneo, la cual ahora verán los pupilos de Paco Jémez por televisión.

La que parecía la válvula de escape de los celestes y su entrenador en el Clausura 2017, dado que en la Liga están más cerca de ser eliminados que de la Liguilla, terminó por ser otro sufrimiento y motivo de futuras burlas al equipo.

La historia de la eliminación fue la similar a la que viven los cementeros en los últimos años, y también bajo el mando de Jémez: hubo dominio sobre el rival, se crearon oportunidades de gol, se fallaron y en un descuido perdieron.

El grueso del encuentro ante Monarcas fue Cruz Azul quien llevó la batuta, pudo llegar al arco de Carlos Sosa pero se quedó en suspiros la anotación.

También habrá que darle crédito al portero de Morelia, el cual a lo largo de la Copa ha mostrado su valía para el equipo, ante La Máquina tuvo su mejor intervención en un cabezazo que le desvió a quemarropa a Ángel Mena.

Durante el partido tuvo otras atajadas, no tan vistosas como la anterior, pero sí que valieron el cero que a la larga le dio el pase a su equipo.

El declive de los celestes se dio al 83 cuando Omar Mendoza le cometió una falta a Rodolfo Vilchis en los linderos del área, más específico del lado izquierdo.

Al cobro se alistó el mismo “Pípila”, quien mandó un tiro que entró pegado al segundo poste de la portería, el que debía ser defendido por Jesús Corona, quien reaccionó tarde aldisparo.

Era el 85′ y la desesperación y enojo de Jémez era la cara de Cruz Azul, que vio como el partido se diluía así como la oportunidad de maquillar un poco el mal semestre.

Pero no hubo milagro, la eliminación llegó y con ello más críticas al equipo y su entrenador, cuyo futuro es incierto.