A cuatro meses de asumir la gubernatura de Oaxaca, el priísta Alejandro Murat se muestra firme ante las acciones de presión ejercidas por la Sección 22 de la CNTE, pues, nos cuentan, el magisterio exige que se regularicen más de 3 mil plazas y que los egresados de escuelas normales no presenten examen de evaluación. Ayer, en un intento de seguir con el boicot a actos oficiales de don Alejandro, el líder local de la CNTE llamó a una movilización, pero resultó que los maestros ahora sí se fueron de vacaciones y nadie lo respaldó, tanto así que el mandatario y el director general del IMSS, Mikel Arriola, estuvieron por más de dos horas en un evento público y nadie llegó a increparlos. Además, nos comentan, algunos actores políticos ven en esta situación maniobras desestabilizadoras de parte del ex gobernador Ulises Ruiz para retomar espacios. Como sea, la población está que trina porque sólo ve protestas y nada de educación, a falta de voluntad de la CNTE, nos aseguran

EL UNIVERSAL