Juan Carlos Miranda |  sábado, 22 abr 2017  19:14

Gasolinería en la Ciudad de México, el 20 de febrero de 2017. Foto María Luisa Severiano

Ciudad de México. El incremento en los precios de las gasolinas decretado por el gobierno federal a inicios de este año continúa teniendo efectos adversos sobre la inflación.

Analistas financieros estimaron que el aumento de un peso en las tarifas de microbuses, vagonetas y autobuses de la Ciudad de México, implementado como resultado del alza en los precios de los combustibles, tendrá un impacto directo en la inflación cercano al 0.2 por ciento sobre los precios al consumidor.

En su más reciente anuncio de política monetaria (emitido el 30 de marzo), el Banco de México (BdeM) señaló que la inflación general siguió incrementándose como resultado de la depreciación acumulada del tipo de cambio y de los efectos indirectos derivados de los ajustes en los precios de los energéticos a principios de año, que han tenido un impacto significativo en los precios de las mercancías y de algunos servicios.

Los especialistas de Scotiabank señalaron que como el incremento en las tarifas de microbuses, vagonetas y autobuses de la capital del país comenzará a aplicarse en los últimos días de abril la mayor parte de su impacto se registrará en la primera quincena de mayo.

De acuerdo con la Gaceta Oficial de la Ciudad de México, a partir del próximo martes 25 el pasaje en microbuses y vagonetas será de cinco pesos para una distancia hasta de cinco kilómetros; 5.50 pesos hasta de 12 kilómetros y 6.50 pesos para más de 12 kilómetros, mientras que para autobuses, la tarifa será de seis pesos para una distancia hasta de cinco kilómetros y siete pesos para más de cinco kilómetros.

En los corredores concesionados el precio del boleto será de 6.50 pesos para el servicio ordinario y de siete pesos para el ejecutivo, mientras que en el servicio nocturno, de las 23 a las 6 horas del días siguiente, la tarifa será 20 por ciento más alta a las ya mencionadas, según la modalidad que se trate.

Otros servicios de transporte como el Metro, el Metrobús, taxis y transportes eléctricos mantienen sus tarifas.

En la encuesta de marzo de 2017 de BdeM, el sector privado estimó que la inflación para el cierre de 2017 será de 5.56 por ciento, cifra superior a la que se anticipaba en la encuesta de febrero (5.39 por ciento), a lo previsto en los pre-criterios (4.9 por ciento) y por arriba del límite superior del intervalo de variabilidad (2- 4 por ciento) del Banco Central.

De acuerdo con un análisis del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, las expectativas de inflación provenientes de encuestas continúan reflejando la anticipación de que el aumento observado en la inflación será temporal, toda vez que las estimaciones de corto plazo se mantienen elevadas, mientras que las de mediano plazo han aumentado en mucho menor medida y las de largo plazo se han mantenido alrededor de 3.5 por ciento.

El reporte destaca que durante 2017 se espera que la inflación se ubique por encima de la cota superior del intervalo de variación del Banco de México, si bien se anticipa que durante los últimos meses de este año retome una tendencia convergente hacia la meta, lo que se explicaría a que la inflación general anual continúe viéndose afectada temporalmente por la depreciación acumulada del tipo de cambio real y el impacto transitorio de la liberalización de los precios de las gasolinas.