Este 15 de mayo, como todos los años para desgracia de los oaxaqueños, de la educación y principalmente de nuestra niñez, la Sección 22 del SNTE, que simpatiza con la siempre beligerante Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, iniciará otra vez una jornada violenta, de marchas, protestas, bloqueos… bajo cualquier argumento, pese a la atención inédita del gobierno estatal.
Sin embargo, el magisterio no ha reparado en absoluto en la grave ilegalidad en que se encuentra el Comité Ejecutivo Seccional, electo el pasado 21 de enero, y que hoy encabeza el profesor mixteco Eloy López Hernández, por cierto rebasado totalmente por los grupos radicales en el interior del sindicato más grande de Oaxaca.
El Comité Ejecutivo Nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación que dirige Juan Díaz de la Torre, envió en esa fecha un representante al Congreso Extraordinario de la Sección 22 para avalar la asamblea en que se eligió a la dirigencia de Oaxaca; sin embargo, el magisterio echa la culpa de sus errores a las oficinas centrales.
Por eso, los días jueves 4 y viernes 5 de octubre, según reseñan medios nacionales (El Universal, 11 de mayo), fueron a la ciudad de México a buscar a Díaz de la Torre –a pesar de que los califican de charros y oficialistas– para rogarle, pedirles, que les den la Toma de Nota y así puedan cobrar sus quincenas y los fondos de cuotas sindicales (en realidad esta es su preocupación principal), pero fueron ninguneados, menospreciados, y los trajeron de un lugar a otro sin conseguir nada. Volvieron a ir y rogar el pasado martes.
Esa razón es la única que abanderará este 15 de mayo la Sección 22, al dejar ni más ni menos que sin clases a casi un millón de alumnos de los niveles preescolar, primaria y secundaria: exigir Toma de Nota para que puedan recuperar dinero, montones de dinero al que están acostumbrados cada año, para acallar o medio acallar protestas.
Porque, como lo hemos reseñado aquí y lo han hecho varios medios informativos, principalmente NSSOAXACA, desde el 30 de noviembre, un día antes de tomar posesión, Alejandro Murat Hinojosa tendió la mano y les ofreció diálogo abierto y trato respetuoso.
Eso se concretó formalmente el 7 de diciembre, en que ya siendo gobernador, recibió a la entonces dirigencia de la Sección 22 de Rubén Núñez Ginez, ex presidiario por cierto, para hacer una serie de compromisos.
Acuerdos que día con día se van cumpliendo, a pesar de amenazas y amenazas de la Sección 22, como regularizar tres mil 699 plazas de docentes y administrativos, además de dar empleo a más de 700 normalistas que hayan pasado el examen, además de revisar ya su pliego de demandas para este 15 de mayo.
¿Cuántas veces se ha reunido Murat Hinojosa con la dirigencia del magisterio? Innumerables, tanto en el Palacio, en el teatro Macedonio Alcalá como en la Ciudad Administrativa, para reiterarles el compromiso oficial. Pero no, la Sección 22 pasa eso a segundo plano.
Y sin Toma de Nota, su dirigencia, la de Eloy López Hernández, está absolutamente en la ilegalidad; es decir, aún cuando lo reconozcan los más de 84 mil maestros, no tiene la legalidad que debe darle primero el SNTE a nivel nacional y después el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje.
Como eso no ha sucedido, cualquier documento, cualquier convocatoria, que esté firmando el actual comité ejecutivo, es inválido. A pesar de ello, convocan a marchar y dañar a la niñez este 15 de mayo y muy probablemente a iniciar un paro de labores indefinido, que definirán este sábado 13 de mayo.
El argumento real, como decíamos, es recuperar los varios millones de pesos de cuotas sindicales, que todas las dirigencias sindicales manejan a su antojo, sin contar otros tantos millones de pesos que reciben de manera discreta para frenar movimientos, marchas, protestas, etcétera.
“De manera conservadora, a partir de información oficial y datos del magisterio oaxaqueño el SNTE obtiene, libres de polvo y paja, poco más de 13 millones de pesos al mes por concepto de cuotas sindicales descontadas a trabajadores de la educación oaxaqueños”, reseño un medio local esta semana (Noticias, 11 de mayo), acerca de la enorme cantidad de dinero que ambiciona recuperar ya Eloy López.
¿Privilegian y tienen compromiso con la educación los maestros? Lamentablemente tenemos que decir que no, pues su objetivo es dinero, dinero, dinero, para comprarse coches y camionetas de lujo, para vivir como burócratas, como clase media alta, mientras critican a la “clase burgués” y se hacen los mártires de la defensa de los pobres.

NIMIEDADES

1.- Secretaría de Turismo, sin cabeza, a mes y medio de Guelaguetza

A mes y medio de la primera Guelaguetza en este sexenio, el secretario de Turismo, JUAN CARLOS RIVERA CASTELLANOS, no sale de su oficina, o anda de viaje. No hay reuniones con los sectores productivos y turísticos, ni siquiera con los hoteleros de donde salió, para definir estrategias; no hay líneas de acción ni coordinación con autoridades de los demás niveles de gobierno; el presupuesto lo oculta bajo cuatro llaves y se encierra a piedra y lodo, por temor a un fracaso que ya se le ve venir. En Turismo nada anda bien.

2.- ¿Quién protege a Gabino Cué? ¿Políticos y empresarios beneficiados?

Muchos beneficiados del sexenio anterior hoy salen en defensa de GABINO CUÉ MONTEAGUDO, que por cierto anda desaparecido. ¿Quiénes? Algunos ya se fueron o ya los echaron, como el ex presidente del Tribunal Superior de Justicia, ALFREDO LAGUNAS RIVERA; el fiscal HÉCTOR JOAQUÍN CARRILLO RUIZ; falta que echen al auditor CARLOS ALTAMIRANO TOLEDO. Llama la atención también la defensa que hace el diputado SAMUEL GURRIÓN acerca de Cué y sus razones tendrá. El caso es que una amplia red de funcionarios, proveedores y empresarios, que formó JORGE CASTILLO, siguen protegiendo al ex gobernador y hasta ahora no hay ley que lo alcance, a pesar del probable desvío de más de 30 mil millones de pesos.

3.- Pese a protestas, logra gobernador más inversiones para Oaxaca

Por encima de esas malas noticias, hay también anuncios positivos, como el reciente encuentro que tuvo el gobernador ALEJANDRO MURAT con el Grupo Mitsubishi Corp, donde concretaron una inversión de mil 200 millones de dólares para la región del Istmo de Tehuantepec, en materia de energía eólica. Ojalá que la razón y la buena fe, así como el deseo de progresar, prevalezca en los pobladores de la zona, pues Oaxaca requiere de amplios apoyos de todas partes, para generar desarrollo y economía.