Una renovada escuadra germana aplasta 7-0 a su rival y llegará con grandes ánimos a la Copa Confederaciones
POR: EFE/Fotos: Reuters el 10 de Junio de 2017
CIUDAD DE MÉXICO.

La selección de Alemania dio un paso más hacia el Mundial de Rusia 2018, al que se dirige con un rumbo invariable y con un pleno de triunfos en las seis primeras jornadas, el más reciente este sábado, rotundo y sin matices, frente a San Marino, al que doblegó de principio a fin en su duelo en Nüremberg.

El asunto del resultado, con una versión joven de Alemania, fue cuestión de diez minutos y medio. Hasta entonces resistió San Marino, hasta entonces no encontró el gol el actual campeón del mundo, que se adelantó con un disparo cruzado de Julian Draxler, después de varios rechaces. Fue el comienzo de la esperada goleada.

Seis minutos después llegó el 2-0, un centro medido de Joshua Kimmich que conectó a gol con un buen testarazo Sandro Wagner, en un duelo limitado casi todo el rato al área de San Marino, consciente de que el castigo sería mayor.

 

El delantero repitió después, con una definición oportuna dentro del área. Era un 3-0 en media hora, dos goles de Wagner en su primer duelo de la actual fase de clasificación -luego añadió otro- y el partido más que resuelto, sólo pendiente de cuál sería el marcador, de cuantos goles más conseguiría Alemania o cuantos sufriría su rival.

Fueron cuatro tantos más en un encuentro ya de trámite: el 4-0, en el 38’, de Younes en un fallo en cadena de la defensa rival tras un saque de esquina; el 5-0, nada más iniciarse el segundo tiempo, por medio de Mustafi; el 6-0 en un testarazo de Julian Brandt y el 7-0 de Sandro Wagner, el tercero de su cuenta y el séptimo alemán.