Habitantes de colonias aledañas a la refinería “Antonio Dovalí Jaime” reportaron nuevas explosiones ocurridas la tarde de este jueves en las instalaciones de Pemex, ubicadas en Salina Cruz.

Los moradores pidieron la intervención urgente de autoridades del sector salud y ambientales, así como del ayuntamiento, ante el surgimiento de una nueva columna de humo negro, que cubre la parte central de esa ciudad y puerto.

Se quejaron asimismo de la escasa atención sanitaria por parte de la autoridad municipal que encabeza Alejandro León Aragón, y los riesgos que corre su salud.

Demandaron igualmente a Pemex que informe con precisión a los habitantes el tipo de químicos que inundan el ambiente, pues temen por su salud. Por la mañana, Petróleos Mexicanos difundió que la conflagración que inició ayer ya había sido controlada, lo cual desmintieron los vecinos.